Cortesanas y conversación

8 07 2014

gty_casual_dining_ll_130616_ssh
Cuando un cliente contrata a la cortesana para algún evento o presentación, lo menos que espera es que su acompañante no la haga quedar en ridículo, sino que le permita lucirse. Y en un momento dado, la conversación es el aspecto más delicado, por lo que no podemos dejar de concederle una cierta atención a este punto, y como saber manejarse en cualquier situación.

En general, evitemos los chistes o comentarios vulgares, así como detalles de tu vida personal. Hasta donde te sea posible, escucha, pero de forma atenta, y sembrando comentarios que causen interés. Generalmente, cuando una persona es apasionada de algo, le gusta hablar de ello, por lo que no temas preguntar cuando se dé ese caso, a menos que al hacerlo hagas que una sola persona acapare la conversación de la mesa. Intenta ser mediadora, pero sin que tampoco te conviertas en una especie de manipuladora. Deja que las cosas fluyan por sí mismas.

Una recomendación especial es que, a menos que realmente conozcas el tema, evites dar opiniones demasiado profundas de algo, en especial música, libros o cine. Por otro lado, nunca toques temas polémicos, y más como política, religión o problemas sociales, pues lo que menos se quiere en ese tipo de situaciones es convertir el evento en una discusión acalorada.

Sé discreta, agradable y abierta, y siempre lo más natural posible. Eso te permitirá  que ese cliente se vuelva alguien frecuente.





Cortesana sin sexo

1 05 2014

article-new-thumbnail-ehow-images-a01-tv-8b-mind-manners-formal-800x800
La idea que generalmente tenemos de la cortesana es la de una mujer que puede ofrecerle al cliente compañía agradable, experiencia para desenvolverse en cualquier ámbito, y ofrecerle al cliente una buena sesión sexual después de ello. En realidad, esa es una de las facetas que este tipo de profesional puede tener, pero pueden ser mucho más versátiles, y es algo que seguramente tú podrás aprovechar.

Básicamente, una cortesana es una excelente acompañante, no sólo para situaciones en las que estés solo, sino para socializar en las más diversas esferas. Muchas veces, una compañía adecuada puede hablar muy bien de ti, ayudándote a abrir puertas, mejorar relaciones de toso tipo, o incluso servirte como un momento de desfogue de tensiones, sin necesidad de llegar a la cama.

Obviamente, Eso implica que la chica en cuestión tenga realmente algo más que ofrecer además de una sesión de sexo, habilidades de las que ya hemos hablado en insertos anteriores. Si haces hincapie en que tus servicios no tienen que ser necesariamente sexuales, te abrirás a una gran cantidad de posibilidades, pues mucho hombres temen contratar acompañantes por el miedo de que se tenga que llegar a la cópula, algo que ellos posiblemente no estén buscando.

Intenta incluir el hecho dentro de tu publicidad, recalcando que puedes desenvolverte en cualquier espacio, y todo tipo de ambiente, para atraer una clientela que no habías imaginado anteriormente. Eso no sólo te servirá para aumentar tus ingresos, sino que el poder obtener clientela sin necesidad de la parte erótica puede resultarte mucho más cómoda. Al final de cuentas, los hombres no buscan a una sexoservidora para que conozca a sus padres, pero si tú logras romper esa barrera, estarás en un nivel realmente superior.





La cortesana y el baile

19 02 2014

baile
Cuando nos referimos a una prostituta que baile durante su trabajo, usualmente nos imaginamos unsensual strip-tease, para estimular a su cliente. Sin embargo, cuando consideramos lo que se espera de una cortesana, las necesidades podrían ser muchas más de lo que se esperaría de otro tipo de perfil.

De primera instancia, hay que considerar el tipo de evento al que lo estás acompañando. Si es una cuestión social y pública, no tienes incluso que ser una bailarina excelente, sino que bastará con comportarte de una manera natural, pues a fin de cuentas, es lo que se espera de una acompañante. Del mismo modo, tampoco seas demasiado extravagante ni trates de lucirte, pues lo único que vas a lograr es apenar a tu cliente, y eso implicará que no vuelva a contratarte.

Por otro lado, si es una cena más íntima, o te lleva específicamente a bailar, puedes ser algo más atrevida, pero discreta. un ligero mordisqueo en el lóbulo del oído, o tocar sus nalgas rozando apenas, puede ser excelente para ir preparando lo que vendrá.

Como siempre, la idea será buscar que es lo que el cliente espera, y saber dárselo, que es al final el secreto de todo buen prestador de servicios.





La cortesana y la bebida

10 12 2013

woman-drinking-wine

En otras ocasiones, hemos hablado de las precauciones que debes de tomar como sexoservidora, y una de ellas es la de no aceptar ninguna bebida. Sin embargo, cuando trabajas el perfil de cortesana, hay cosas que no podrás evitar, pero que si bien son algo más seguras, tampoco podrás bajar la guardia.

Generalmente, cuando son reuniones corporativas o fiestas de cierto nivel, es seguro el aceptar bebidas, pero lo mejor es ser cauta. Nunca aceptes más de una copa, y espera siempre a que llegue una charola, y elígela tú, incluso si tu compañero toma una para ti.

En cuanto a vino de mesa, es mucho más seguro, en especial si se abre frente a ti. Ahí acepta sólo una copa, y bébela con calma. En general, incluso si sabes que tienes más capacidad para resistir alcohol, no tomes más de una. Y Obviamente, nunca pierdas de vista tu copa. Si tienes que ir al baño o cualquier otro lado, simplemente ya no sigas tomando de ella.

Como siempre recuerda, la precaución nunca está de más, y es siempre preferible pecar de desconfiada, que lamentarse después.





Modales en la mesa

2 10 2013

woman_in_a_romantic_dinner_toasting_with_wine

Cuanto cubres el perfil de cortesana, una de las partes más importantes es hacer que él luzca bien y se sienta a gusto, y para ello debes de saber comportarte. Básicamente, muchos de los elementos de los modales en la mesa son de simple sentido común, pero dependiendo de los círculos en donde tu cliente se mueva, puede ser algo más complicado, así que tienes que prepararte para todo.

Busca un libro básico de buenos modales, que se pueden encontrar en cualquier librería. Evita aquellos editados antes de 1960, pues incluso el célebre manual de Carreño puede ponerte en ridículo usando reglas muy anticuadas. Si tu presupuesto te lo permite, asiste con cierta frecuencia a restaurantes elegantes, sola, y observa de manera discreta a las personas a tu alrededor. Curiosamente, aunque desconozcas muchas reglas, las faltas se tornan evidentes, en especial por la reacción de las demás personas, o si es sólo una persona quien lo hace. Imagínate una cita con un hombre bien parecido, y piensa en lo que él tendría que hacer en la mesa para no volver a verlo en tu vida. Eso es exactamente lo que tú tampoco tendrás que hacer.

En un momento dado, si algún evento es demasiado elevado para lo que acostumbras, no temas decírselo a tu cliente, y pídele consejo. En un momento dado, si tienes duda, no aceptes. Es mejor perder un cliente por tu honestidad, que por algún error imperdonable en una reunión importante. En el segundo caso, no volverá a querer  saber de ti, mientras que en el primero, es posible que te busque para circunstancias en que no se requiera tanto refinamiento.





La mesa formal

25 07 2013

Mesa

Cuando manejas el perfil de cortesana, una de tus funciones será el acompañar a personas de alto nivel a comidas y otros eventos de gala, dentro de los cuales deberás de manejarte de manera perfecta dentro de ese tipo de ambientes, algo que puede parecer algo complicado, pero si ponemos algo de atención, podremos evitar cometer algún error que pueda poner en evidencia a nuestros clientes.

Analiza con cuidado el diagrama, pues es el acomodo usual que se tiene en los eventos formales. A pesar de lo complicado que pudiera parecer, muchas veces el orden es muy intuitivo. Los cubiertos laterales se usan siempre de afuera hacia adentro, según se vayan utilizando, mientras que todos los que estén arriba corresponden a la sobremesa, sin excepciones. La servilleta se coloca en el regazo en el momento en que estés perfectamente sentada, y se debe una de limpiar con una de las puntas, no con toda ella, y de forma discreta.

En general, en las mesas se coloca el cubierto a la orilla del plato mientras no se esté utilizando, colocándose sólo al centro, y con la cara hacia abajo, para indicar que ya se puede retirar. En general, los puntos básicos en la mesa familiar siguen teniendo vigencia, aunque con mucho mayor atención a los detalles. En caso de duda, observa discretamente a la gente a tu lado, y haz lo mismo que él. Sólo hazlo discretamente, pues es también de pésimo gusto seguir los movimientos de alguien de forma muy evidente.

Más adelante, iremos viendo otros aspectos en cuando a los modales, pero será conveniente que consigas algunos libros, que seguramente te serán muy útiles.

 





Vuelta a la cortesana

20 05 2013

81536_P_1366089084175

Ya en otras ocasiones nos hemos referido a la cortesana, una de las categorías más importantes dentro de los perfiles que se manejan. Básicamente, es el poder ofrecerle al cliente un servicio en donde no sólo encuentre alguien con quien tener sexo, sino una excelente compañía. Obvio, eso exige que la mujer que quiera trabajar en esta línea, debe de tener una cultura impecable, excelente gusto, modales perfectos y una gran capacidad de socialización. Por estas características, es común que sean las más solicitadas para el trabajo de escort propiamente dicho, pero no es su única labor.

El lograr el nivel mínimo para ser una cortesana requiere de una gran preparación, estudios y práctica, pero por lo mismo, puedes valuarte mucho mejor, pues el cliente sabe perfectamente que va a encontrar, y tú se lo darás. En otras entradas anteriores de este perfil, hemos tocado algunos de los temas básicos, pero aún queda mucho más por tocar, así que esperamos que nos sigas en este blog, pues esperamos que todo ello te resulte útil.