Eventos profesionales

10 08 2012

Si bien para una cortesana, todos los eventos son a priori profesionales, llamamos así a los eventos en donde el ambiente es mucho más de trabajo que festivo. Generalmente, se trata de convenciones, presentaciones de productos, algunas premieres, congresos y eventos similares. Si bien en todos debes de guardar una compostura impecable, éstos son mucho más delicados, pues generalmente tienen una agenda a la que debes apegarte con exactitud.

En este caso, el traje  sastre es siempre una opción, aunque dependiendo de tus funciones – y de la relación “laboral” que tengas con tu cliente – una blusa elegante y pantalón de vestir o falta, medias de ser necesario, y zapatos de tacón no demasiado alto, es de rigor. El maquillaje debe de ser discreto pero elegante, y el peinado, impecable. Otro punto importante es estar empapada del tema que se vaya a tocar. Si bien no requieres ser una experta, recuerda que ahí los temas de conversación estarán muy limitados, y el demostrar ignorancia sobre ellos es un lujo que puedes darte en otros eventos, no en éste.

Curiosamente, aquí es menos frecuente que actúes como sexoservidora, sino eres más bien una forma altamente especializada de edecán, que curiosamente no debe de lucir como tal, sino parte del “ambiente natural”, así que tus habilidades sociales deben de ser de primer nivel.





Vestuario casual

5 06 2012

Los eventos casuales son usualmente de índole familiar o con amigos íntimos, por lo que es muy poco probable que se llegue a contratar a alguna acompañante. Sin embargo, no faltan casos en que alguien pretenda presentar a su “nueva novia”, por lo que tienes que estar preparada para todo.

Si bien en el vestuario casual está permitido el uso de jeans, camisetas y otras prendas más cotidianas, debes de evitar dentro de lo posible el desenfado excesivo. Sólo en el caso de que el cliente así lo solicite, puedes usar esa combinación, de otro modo, una falda holgada, vestidos de verano, una blusa sencilla o pantalones casuales son lo ideal.

Recuerda especialmente que lo casual no significa desarreglada: cuida la apariencia de tu cabello, la ropa perfectamente limpia y planchada, el maquillaje ligero, pero bien aplicado y, sobre todo, las prensas bien combinadas. Recuerda que como cortesana, debes de ser el epítome de la elegancia, y esa no debe de perderse en ningún momento.





Fiesta semi-casual

23 03 2012

Este tipo de atuendos se encuentra en el límite del semi-formal, y muchas veces depende de cuestión de grado. Aquí, están permitidos vestidos más primaverales, y los estampados son válidos. Combinaciones de blusa y falda son permisibles, siempre y cuando no sea demasiado corta. Los pantalones comienzan a ser posible, pero siempre de vestir, en casimir u otra tela más elegante. Los zapatos son generalmente cerrados y, si el terreno lo permite, pueden usarse bajos. La joyería puede ser de fantasía, y algo más vistosa, pero sin llegar a lo demasiado llamativo.

Este tipo de vestuario es usual en premieres de cine durante el día, conciertos con grupos de corte moderno, cenas informales o reuniones en casas. Es raro que se use en eventos empresariales, excepto aquellos que tienen una aplicación más familiar como parrilladas o comidas entre empleados del mismo nivel. Si bien no es muy común el requerir una cortesana para este tipo de eventos, puede darse el caso, por lo que tienes que estar preparada.





Fiesta semi-formal

13 01 2012

 

Recibe ese nombre cualquier evento que se lleve a cabo antes de las seis de la tarde, y que si bien requiere un cierto grado de elegancia, es algo más relajada que la formal. Este tipo de eventos permite vestidos algo más cortos y con colores más vivos, aunque es preferible no usar estampados. En cuanto a zapatos, los tacones y la plataforma son ideales, y siempre es recomendable usar modelos descubiertos. La joyería permite bisutería un poco más vistosa, pero evitemos cualquier cosa de colores neón o demasiado chillantes.

Este tipo de vestuario es más usual para buffets, bodas y eventos en la mañana, graduaciones, presentaciones de libros, premieres – de cine básicamente, el teatro requiere algo más formal – y similares. Curiosamente, éste es uno de los más difíciles, pues al estar tan cerca del estilo casual, se presta mucho a pequeñas fallas de etiqueta, por lo que es conveniente que estés muy atenta, pues recuerda que, como cortesana, no puedes darte el lujo del más mínimo error.





Fiesta formal

8 11 2011

Este tipo de reuniones suelen ser también bastante elegantes, pero tienen un poco más de flexibilidad que las de etiqueta. El vestido siempre es recomendable de coctel, aunque aquí puede llegar a ser corto, aunque debes de evitar el mini-vestido. El negro y los tonos más obscuros son recomendables más para la noche, mientras que en el día es posible usar colores más obscuros. La lentejuela está también prohibida de día, y en la noche debe de ser muy discreta. Los guantes largos son casi exclusivos de la etiqueta, y deben de evitarse en estas reuniones. Aquí es posible usar joyería de fantasía, siempre y cuando no sean demasiado llamativos. Para el zapato, es recomendable la zapatilla, aunque puede ser cubierta, pero no es muy recomendable. Recuerda que, como cortesana, debes de saber ser elegante en cualquier circunstancia.





Fiesta de etiqueta

30 08 2011

Como ya mencionamos en una entrada anterior, este tipo de reuniones son aquellas en la que se alcanza el nivel máximo de lujo, y que involucran círculos políticos, diplomáticos o de alta empresa, por lo que toda cortesana que se respete debe de estar más que preparada. Para esos casos, el vestido siempre tiene que ser largo, y los colores elegidos con mucho cuidado. Siempre se preferirán todos obscuros, especialmente el negro, aunque es válido el verde o azul, siempre y cuando tiendan al obscuro. Las joyas pueden ser muy vistosas siempre y cuando sean originales, pues en el caso de fantasía, deben ser entonces muy pequeñas y bastante discretas. Las bolsas no pueden ser de correa o tirante, sólo de mano, y sin predrería, a menos que sea original. Los zapatos, siempre descubiertos, y de colores obscuros o blanco, y con decoración muy discreta.

Como podemos darnos cuenta, las limitaciones en esos casos son varias, pero las posibilidades que hay permiten un nivel de elegancia que no se suele encontrar en otro tipo de eventos.





Formal contra etiqueta

23 06 2011


En México, es muy común que confundamos reunión de etiqueta y formal, aunque si bien tienen varias similitudes, son básicamente diferentes. Eso se debe a que, con las mismas costumbres nacionales, las reuniones de etiqueta – llamada white tie – son más bien raras. Sin embargo, dado que las personas que podrían asistir a un evento así serían quienes tienen los recursos para contratar acompañantes, y más una cortesana, lo mejor es estar al tanto.

Lee el resto de esta entrada »





Tipos de eventos

14 04 2011


Si bien hemos visto que cualquier escort puede fungir como acompañante, usualmente será la cortesana la más solicitada para esos casos, pues es la que tiene mucha mayor clase y preparación para moverse en esos círculos. Por ello, tienes que estar preparada para moverte en cualquier tipo de evento social, y por ello, reconocer cada uno de ellos y como moverte en cada uno.

Lee el resto de esta entrada »





Modales en la mesa

4 02 2011

Si bien básicamente el trabajo de una cortesana es básicamente sexual, lo cierto es que muchas veces es contratada como acompañante o pareja temporal de los clientes, y como tal, debe de estar lista para moverse en todo tipo de ambientes. Entre éstos, quizá uno de los más difíciles son las comidas y las mesas formales, en donde cada movimiento debe de ser muy cuidado, y si consideramos que el cliente está pagando por una profesional para dar un excelente impresión, entenderemos el porque es una situación que exige demasiado. Por ello, destinaremos algunas entradas para ver estas habilidades, pues son realmente básicas para ofrecer un buen servicio.





Los guantes largos

26 11 2010

Pocas cosas son tan elegantes en cuanto al vestuario que los guantes largos: asociados desde siempre a los vestidos de gala, proyectan desde el primer momento un aura de sofisticación y encanto. Si bien la mejor manera de usarlos es con vestidos de noche, existe un cierto grado de flexibilidad, que permite sacarles mucho partido. Por ejemplo, el llevarlos con alguna lencería elegante tiene un efecto notable, y de inmediato llama la atención. Por otro lado, las caricias mientras se llevan puestos adquieren un tacto difícil de lograr con otros recursos.

Lo cierto es que, si quieres incluirlos en tu vestuario de cortesana – y estás de hecho casi obligada – elige terciopelo, algodón, seda o satín, pues otras variaciones, si bien sensuales en otras circunstancias, no tienen en mismo efecto. Pueden ser efectivamente algo caros, pero hay que verlos como una inversión, pues realmente se pagan solos.