Músculos desarrollados contra tonificados

4 09 2014

50sexy_naked_bodybuilder_girl_shows_of_in_the_dressing_room
Si bien en una ocasión anterior ya habíamos mencionado lo ventajosas que eran las pesas para mejorar la tonicidad muscular y moldear el cuerpo, es de todos los ejercicios el que con más cuidado debe de realizarse, pues además del riesgo de lesiones que existe en cualquier actividad física, en el caso de las mujeres debe de realizarse hasta un cierto límite, cuando menos por cuestión estética.

Aunque el cuerpo femenino no tiene el mismo nivel de masa muscular que el varón, es tan proclive a desarrollarse con el ejercicio adecuado, e incluso llegar al mismo volumen que la contraparte varonil. Una actividad moderada, hace que el volumen responda fácilmente, creando miembros redondeados, firmes y sin demasiados depósitos grasos. Pero al llegar a cierto nivel, el mismo tiende a marcarse de forma notoria, en especial al grado de diferenciarse los diferentes grupos musculares. Por otro lado, recordemos que los senos y las nalgas son grasa, y una actividad fisioculturista vigorosa consume incluso esos depósitos, al grado de que en algunos casos el cuerpo se vuelve totalmente varonil.

Lo mejor es que, si vas a usar las pesas, hables primero con un entrenador, uses pesos no muy grandes y, en especial, aprende a medirte, pues a veces por verte bien, puedes acabar con toda tu posible estética.





Sexo y discapacidad

14 08 2014

discapacidad
Todos sabemos que el deseo sexual existen en todos los seres humanos, y es válido que se busque satisfacerlo, sin importar las condiciones. Para las personas con discapacidad, ésto puede ser especialmente difícil, por lo que no será extraño que muchos de ellos recurran a prostitutas. Esto nos va a obligar a ser mucho más sensibles al momento de atenderlos, pues si bien por un lado no debemos de hacer diferenciación, por el otro cambiar un poco la situación.

Si bien algunas discapacidades pueden evitar la erección, o eliminar la sensibilidad en los genitales, puedes suponer que quien busca tus servicios si cuenta con esa posibilidad. Lo mejor es dejarse guiar, pues ellos conocerán las mejores posiciones o formas de realizar el acto que les sean prácticas. Trata hasta donde sea posible de que él se valga por sí mismo, pues es importante para su autoestima, pero trata de ayudarle cuando te lo pida, o que sea evidente que no podrá hacerlo solo.

Un problema especial lo constituyen los amputados, que pueden ser un poco desagradables para alguien que no esté acostumbrado. Evita el mostrar rechazo o molestia, y dale el mejor trato posible. Recuerda que, al final, es una situación que ellos no pueden evitar.

Recuerda que la solidaridad es algo muy importante, y es en circunstancias como ésta en que resulta más necesaria.





Dermatitis

23 07 2014

10405633_724359837599761_6957705158164847219_n
La dermatitis es una enfermedad muy recurrente en la mujer, y por nuestro trabajo en particular, estamos especialmente expuestas. Se caracteriza por un enrojecimiento, y aparición de ronchas o ampollas en la piel, resultado de la reacción a diversas substancias, como maquillajes, cremas limpiadoras, polvo, u otros materiales. Es también común si la piel está reseca, lo que puede provocarse por baños demasiado frecuentes.

Lo mejor que puedes hacer, es seleccionar con cuidado los productos y ropa que utilices, prefiriendo aquellos hipo alergénicos. Del mismo modo, no importa cuantos servicios des, trata de no bañarte siempre con jabón, sino que usa sólo agua en la gran mayoría de las veces, más si te tienes que bañar más de tres veces en el día. Y como siempre, acude al médico al primer síntoma, pues si bien casi todas las dermatitis son benignas – aunque molestas – algunas pueden ser indicación de algo más grave, así que nunca te confíes.





El chequeo médico

20 07 2014

Thumbnail
El chequeo médico es una parte importante de toda rutina de salud, y en el caso de una sexoservidora, lo es mucho más, y no sólo por tu mayor actividad sexual. En general, los trabajadores independientes de cualquier tipo tienen mayor riesgo de contraer ciertas enfermedades, aunque menos de algunas otras más comunes entre los asalariados. Sin embargo, en tu caso, es indispensable que lo hagas cada seis meses, pues en tu caso es vital.

Trata hasta donde sea posible visitar siempre al mismo médico, y dile desde un principio cual es tu oficio, para que este preparado a aconsejarte de la mejora manera posible. De ser posible, acude con un ginecólogo, aunque en ese caso, programa además una visita al médico general cada año, pues como te dijimos, no todos los riesgos son te tipo sexual. Un poco de prevención, y mucho de responsabilidad, te ayudarán para mantener una excelente salud, seas o no sexoservidora.





Los brazos

27 06 2014

46736_713598898675855_6436784383455475381_n
Cuando tratamos de mantener nuestra apariencia perfecta, existe un elemento que solemos pasar por alto con mucha frecuencia, que son los brazos. Si bien es cierto que es una parte del cuerpo a la que la gran mayoría de la gente no le pone mucha atención, cuando presenta los defectos más usuales, puede destruir una apariencia que de otro modo resultaría perfecta.

En sí, los dos únicos elementos que tenemos que cuidar en cuanto a los brazos es mantener su tonicidad, y viglar el estado de la piel. Del primer punto, el elemento que más tenemos que evitar son las llamadas alas de murciélago, que son acumulaciones de grasa que aparecen bajo los brazos. En general, se pueden evitar con ejercicios adecuados y una dieta baja tanto en grasa como en sodio, pues parte de éstas se generan por la acumulación de líquido. En cuanto a la piel, basta con que se le de la misma atención que al resto del cuerpo, aunque es muy común que nos olvidemos de ellos, en especial cuando usamos protección solar, pues pasamos por alto que es uno de los puntos más expuestos al Sol.

Con esas sencillas atenciones, te garantizamos que tus brazos serán tan atractivos como el resto de tu cuerpo.





Enfermedades de las vías urinarias

23 06 2014

10393841_709777519057993_610145433174666834_n

Si bien muchas de  las enfermedades de transmisión sexual son fáciles de evitar con las precauciones adecuadas, ciertos padecimientos son casi inevitables, incluso si no te dedicas a este oficio. Cuando se tiene una vida sexual activa, es inevitable el contraer eventualmente alguna infección de las vías urinarias. Éstas pueden contagiarse por un aseo incorrecto, uso de baños públicos, uso de ropa interior de telas sintéticas – especialmente cuero o PVC – o algunos pequeños desbalances hormonales. Entre los síntomas que podemos identificar, se encuentran el dolor o ardor al orinar, fiebre, cansancio o temblores, urgencia frecuente de orinar, presión en la región inferior del abdomen u orina con mal olor o con apariencia turbia o rojiza. Con menor frecuencia, se puede sentir náusea o dolor de espalda

Una infección de este tipo, detectada tempranamente, suele ceder fácilmente a un tratamiento con antibióticos, pero en caso de no atenderse a tiempo, las complicaciones pueden llegar a ser fatales. Por ello, es conveniente acudir al médico en el momento en que se presenten, pues de ese modo se evitarán muchos problemas a futuro.

 





Gripa y sexo

17 06 2014

gripa
De acuerdo a varios estudios, la enfermedad que se contagia con más frecuencia en el sexo, es la gripa. Si bien no se trata de una mal que vaya a poner en peligro tu vida, todos sabemos lo terriblemente molesto que es, por lo que será mejor estar preparadas, y más porque esta temporada de lluvias la hace tremendamente frecuente.

Desafortunadamente, para estos casos, el condón no ofrece ninguna protección, y si bien podrías negarte a dar servicio a un cliente que tenga esos síntomas, que son muy evidentes, es posible tener una sesión sexual bastante segura, siempre y cuando hables con él por anticipado.

De entrada trata de que los rostros se acerquen lo menos posible, y en estos casos, los besos simplemente estarán fuera de discusión. Elije las posturas de penetración trasera, o aquellas en las que tú lo montes, siempre y cuando te mantengas erguida, y a suficiente distancia de él. Si quieres ser más escrupulosa, pídele que se lave las manos, y que no las acerque a su propia cara, si es que piensa tocarte el rostro o cuello.

Si bien es bueno cuidarte tú, es también conveniente hacer que tu cliente tome las precauciones pertinentes. Hasta donde sea posible, no dejes que se desnude, y trata de que no se agite, pues el sudor podría ser perjudicial, por lo que lo mejor es el sexo lento.  Ese tipo de atenciones no sólo son una muestra de la más mínima atención, sino que quedarás como una trabajadora que se preocupa por sus clientes, lo que los hará volver con frecuencia.





Hidratación

5 06 2014

hidratación
Uno de los aspectos que se suelen pasar por alto dentro del sexoservicio, es el de la hidratación, a la que muy pocas veces se le da la importancia debida. Por la misma naturaleza del actro sexual, se pierden bastantes líquidos en cada sesión, pero no son tan perceptibles como en otras actividades. Del mismo modo, la rutina que lleva una prostituta hace que se tenga que mover demasiado, lo que también implica un esfuerzo, y al mismo tiempo no deja que se consuma muchas veces el agua necesaria.

Si bien se habla usualmente de consumir dos litros de agua diarios, esta cantidad, como en todos casos, es una media, que dependerá del grado de actividad de cada persona. En realidad, la cantidad puede ir de litro y medio a tres litros, dependiendo de la rutina de cada mujer. Lo ideal es llevar consigo unos dos litros de la misma, pero sin obligarte a consumir una cantidad determinada. Bebe cada vez que tengas sed, tratando de hacerlo en tragos pequeños, pero continuos. De ese modo, el organismo lo absorbe con más facilidad, y se aprovecha mucho mejor. Hasta donde te sea posible, evita las aguas embotelladas, y utiliza algún termo o botella reusable, más que nada por consideraciones puramente ecológicas.

De esta forma, no sólo te aseguras de mantenerte saludable, sino que mejorará notablemente tu figura, eso sin contar que una piel hidratada se ve más tersa, y tarda mucho más en verse afectada por el tiempo. Recuérdalo, incluso si no trabajas en el sexoservicio.





El aliento

15 04 2014

close-up-of-the-pink-lips-of-a-woman-front-view-phil-jude
Muchas mujeres suelen cuidar muchos detalles en su apariencia y actitud, pero dejan pasar otro que, aunque aparentemente pequeños, pueden marcar la diferencia entre que un cliente vuelva a contratarlas o no, y uno de estos es el aliento.

Básicamente, una mujer con una higiene dental adecuada, no tendrá problemas graves de aliento, pero aún así, es posible que haya pequeños problemas. Evita hasta donde te sea posible el fumar, tomar café o alcohol, o comer alimentos muy fuertes, en especial si contienen cebolla, ajo o grasas animales, que son los que más pueden dañar tu aliento.

Recuerda que los chicles o pastillas para el aliento sirven para cubrir  los problemas temporales, que son loe que ya mencionamos. Si padeces algún problema, o tu higiene dental es pobre, no podrás resolverlo de esa forma.

Ahora bien, si tienes una buena limpieza dental, y aún así tu aliento es desagradable, es mejor que visites a tu médico. Eso puede ser señal de algún problema, que si no se trata, puede llegar a ser muy grave.





Lesiones de trabajo

8 04 2014

lesion
El título podría sonar, de primera instancia, algo melodramático, pero en realidad es más común de lo que imaginamos. A fin de cuentas, el sexo es una actividad física, y como todas ellas, estamos sujetas a pequeñas lesiones y problemas que, si bien no suelen ser graves, resultan muy incómodas.

De entrada, recordemos que ciertas posturas requieren estirar o forzar un poco los músculos, a veces más allá del límite. Por otro lado, los movimientos repetitivos y violentos en un espacio pequeño, pueden hacer que nos lleguemos a golpear en alguna superficie, por lo que pueden ocurrir algunos desgarres, magulladuras o raspones de menor importancia. De hecho, es raro que se necesiten dar explicaciones muy complejas, o que pongan en peligro tu oficio. Son el tipo de lastimaduras que te haces cuando te cierras la puerta sobre los dedos, o das sin querer un rodillaazo contra uno de los muebles, y usualmente la gente aceptará estas explicaciones sin problemas.

La cuestión delicada estará con el cliente, que puede ver de pronto cortado de tajo el servicio. Hasta donde te sea posible, trata de terminar lo que comenzaste, aunque tomando las precauciones necesarias. Un golpe en la rodilla te evitará ofrecerle posturas de perrito, pero podrás cuando menos terminar decentemente lo que estabas haciendo. Sólo si es una lesión importante – muy raro, pero puede pasar – debes de detener el servicio, obviamente devolviéndole el 75 % de lo que pagó, dependiendo hasta donde hayan llegado, pues no puedes esperar que pague completamente por algo que no recibió como esperaba.

Pero tampoco juegues a la fuerte. Si te duele, o te incomoda demasiado, díselo a tu cliente. Es posible que lleguen a un acuerdo, en especial si es una persona comprensiva, y se da cuenta de que son verdaderamente causas de fuerza mayor.