Estudiantes sexoservidoras

24 06 2014

10492230_712200252149053_6958820103229356338_n
Los años de universidad son quizá los más complicados, pues no sólo es cuando los jóvenes comienzan a enfrentarse de lleno a las obligaciones adultas, sino que además, es cuando se comienzan a acumular más los gastos. Por otro lado, dado que muchas chicas deben de viajar a otras ciudades para poder estudiar, son momentos algo complicados, y donde realmente se requiere una entrada de dinero. Para muchas mujeres, el hecho de tener ya la mayoría de edad, les permite valerse del sexoservicio para poder ayudarse en esos momentos, aunque lo cierto es que, si bien proporciona ciertas soluciones, trae aparejados nuevos problemas.

Dependiendo de la carrera que elijas, el tiempo que requieres dedicarle es casi absoluto, entre prácticas y estudios, por lo que atender clientes puede ser demasiado complicado. Por otro lado, es algo más difícil – más no imposible – atender llamadas y citas cuando parte del tiempo estás en un salón de clases. Pero, como en todo, el secreto está en la organización.

Si tienes una planeación adecuada, es posible cumplir con ambos sin presionarte, aunque en tu caso, no es recomendable el sexoservicio de tiempo completo. En tu misma publicidad, puedes poner que eres estudiante, y que por ello tu horario es muy limitado. Te sorprenderá ver como eso atrae muchos clientes. Sólo necesitas ajustar un poco la agenda, revisar horarios, y pronto verás que el oficio puede ser la solución para poder terminar con bien la carrera.





Planeando de antemano

29 01 2014

agenda
Uno de los grandes problemas del sexoservicio, es que usualmente los clientes dependen de su deseo, que no es previsible, sino que puede lucir en cualquier momento. Por ello, el sugerir que se puedan planear citas con anticipación parecería algo imposible. Sin embargo, no es tan inusual una vez que lo pensamos con cuidado.

Si bien no todos los hombres sienten el deseo sexual en el mismo momento, no todos tienen las mismas oportunidades, por lo que pueden llegar a presentarse una cierta regularidad en algunos clientes. Si puedes notar algo así, puedes sugerirle que programen el servicio, de modo que le “reserves” ciertos días y horas. En este caso, el valor agregado sería la disponibilidad: El sabría que, por ejemplo, cada primer miércoles de mes, estarías disponible, sin tener que esperar a ver si tienes o no un cliente en ese momento.

Claro está, como en todo acuerdo, será necesario que ambos pongan de su parte: De entrada, pídele que en caso de que vaya a cancelar, te avise con toda la anticipación posibl, para que tampoco implique una pérdida para ti. Del mismo modo, deberás de hacer otro tanto si, por cualquier motivo, no pudieras acudir. La formalidad y el compromiso son básicos en cualquier negocio, pues de esa forma se asegura un servicio de calidad.





Tiempo completo contra medio tiempo

30 08 2013

sonypaper3
Si bien hemos insistido bastante en que, para que se cambie la forma en que se ve al sexoservicio, se debe de ser más profesional en la forma en que lo vemos, eso tampoco significa que seas demasiado estricta contigo misma. Como todo trabajo, puede tener un cierto grado de flexibilidad, que se adapte a tus necesidades y horarios, y te permita desarrollarte de forma más completa.

Como ya habíamos mencionado en ocasiones anteriores, es posible que la prostitución sea tu principal fuente de ingresos, o una forma de complementar un trabajo principal. En cualquiera de los dos casos, puedes ajustar tu horario de manera que te permita realizar otras actividades. Al final de cuentas, el ser tu propio patrón te da esa flexibilidad que no encuentras en otras profesiones.

Sin embargo, eso significa también cierta disciplina: Así sean sólo dos horas al día, trata de cumplirlas lo más posible, y sólo rompe esa estructura por causas realmente de fuerza mayor. Es necesario entender la diferencia entre ser tu propio jefe, y no tener jefe, y aprender que necesitarás de cierto orden en tu labor.

Al final, es cuestión de analizar, y ser disciplinada, pero flexible. De nada servirá que estés fuera de casas de citas y proxenetas, si tú misma te vas a esclavizar. Estudia tus tiempos, y crea un calendario lo más práctico que puedas, verás que no es tan difícil como habías pensado, y te será más conveniente a largo plazo.





Conflictos de agenda

27 08 2012

Ya hemos visto en otras ocasiones, lo importante que es tener organizados nuestros tiempos, de modo que podemos cumplir no sólo con nuestros compromisos laborales, sino con el resto de nuestras actividades, y evitarnos todo tipo de problemas. Sin embargo, es imposible preveer todas las posibles variables, por lo que tarde o temprano nos enfrentaremos a un problema dentro de nuestra agenda, que tendremos que manejar de la mejor manera posible.

Usualmente, los compromisos contraídos con el cliente  son los más fáciles de manejar, pues a ellos no les debes de mentir sobre lo que haces, y ya hemos visto que hacer en esos casos. El problema es cuando, debido a una cuestión de tu trabajo, quedes mal en algún otro compromiso. En esos caso, es posible salir bien librada, pero requieres tener la cabeza fría.

Como ya dijimos, es siempre más práctico tener una coartada segura y continua para justificar tus salidas. Del mismo modo, es conveniente que tengas preparados alguna serie de “inconvenientes” para en el caso de que tengas que retrasarte. Comenta de manera casual que es posible que a veces tengas que ver a algún cliente de emergencia, o que es posible que tengas que quedarte con los alumnos del “curso” a planear algo. De ese modo, cuando debas retrasarte, no tendrás que inventar algo del aire.

En algunas ocasiones, será necesario incluso sacrificar algunas cosas con tal de mantener una coartada firme. Si el hotel donde atendiste a tu cliente está a media hora de tu siguiente cita, pero no traes el vestuario adecuado, tendrás que ir a cambiarte a tu casa, o comprar algún cambio de momento. Es más fácil explicar por qué llegas media hora tarde, a porqué traes puesto un vestido de tul transparente.

Como en todo, aplica la regla que ya hemos discutido: Piensa por adelantado, prepárate para cualquier eventualidad, y nunca caigas en la desesperación.





Anotaciones discretas

27 07 2012

Parte importante de todo oficio, es tener un buen nivel de organización, tanto para tus horarios de citas, datos de tus clientes, direcciones y contactos. El problema es que por las características de tu labor, un olvido, o que alguien pueda llegar a tu agenda o directorio, puede ser demasiado riesgoso. Por ello, lo más conveniente es estar preparada para un imprevisto de esa naturaleza.

Lo primero que tienes que hacer, es pensar una forma de ocultar la información más importante, pero al mismo tiempo no hacer que llame la atención. El uso de iniciales, signos y otros  verdadero significado de tu trabajo puede ser suficiente para no dar pistas, pero ten por seguro que una fecha sin nombres, y que sólo diga “S.C.” hará que la gente se ponga a investigar.

Lo mejor es usar un código que pueda sugerir algo muy distinto, pero totalmente explicable, y de preferencia relacionado con tus actividades. Por ejemplo, basta con identificar “asesoría” con un servicio completo; “Biblioteca” con una sesión de stripper, y cosas así. Claro está, trata de que sean lógicas. El tener tres “visitas al dentista” en una semana levantará sospechas.

La mejor recomendación: Hazla entendible para ti, pero de modo que quien la encuentre no tenga motivos para sospechar.





¿Es conveniente tomar notas?

4 11 2011

Como ya hemos mencionado anteriormente, parte de un buen servicio radica en conocer a tu cliente, saber cuales son sus gustos y necesidades, y poder cubrirlas de manera eficiente. Pero dado que es imposible tener siempre esos datos en la memoria, y más si tienes varios clientes, y el sexoservicio no es tu única actividad, el tomar notas será muy necesario. Sin embargo, en este oficio es necesario tomar algunas precauciones.

Ante todo, recordemos que un cuaderno de notas, agenda o incluso archivo de computadora, puede ser muy comprometedor, por lo que es necesario ser especialmente discreta. Lo más recomendable es usar algún tipo de clave, que te permita saber lo necesario de tus clientes, pero sin comprometerte si alguien lo encuentra.

Una recomendación es que, en caso de tener un directorio de tus clientes, busques alguna forma de hacerlo discreto. Por ejemplo, puedes anotar “Reparación de computadoras”, y entre paréntesis el nombre del cliente, de forma que no se vea demasiado sospechoso.

La toma de notas es una actividad necesaria, pero que requiere mucha precaución. Recordemos que fue esa falta de cuidado la que le costó la carrera a Heidi  Fleiss.





Horarios de atención

22 12 2010


Básicamente, la prostitución es un trabajo sin horarios. Las necesidades sexuales de una persona pueden surgir prácticamente a cualquier hora, y siempre habrá un posible cliente al momento que estés disponible. Sin embargo, siempre es conveniente tener un horario definido para ofrecer tus servicios, más que nada para poder distribuir tu vida personal. Lo más recomendable, es que coloques tus horarios al momento de anunciarte, pues de esa forma te resultará más sencillo manejarlo.

Usualmente, se consideran tres turnos para la prostitución, que son mañanas, tardes o noches. No es necesario que te apegues demasiado a uno de ellos, pero intenta ser regular. Mientras más complejos sean tus horarios, más difícil será que un cliente te busque, por lo que intenta ser regular.

Si tus actividades son lo suficientemente abiertas, puedes ofrecer un servicio de 24 horas, lo que es muy desgastante. Lo más recomendable es tener jornadas laborales de ocho horas, aunque tus mismas actividades te permitirán una cierta flexibilidad. Lo importante, es respetarlos, pues si llaman dentro de tu tiempo de servicio y tú no estás disponible, obviamente será un cliente perdido. La recomendación es que, cuando no estés atendiendo, apagues el teléfono de trabajo.

Un consejo inteligente es el asociarte con dos amigas, de modo que, entre todas, puedan cubrir los tres turnos. Usen un solo celular, y tan sólo cambiénselo según sea el horario de servicio, de modo que cubran todo el posible espectro. Lo que sí, aclárenle al cliente que son distintas a cada hora, pues se puede prestar a que lo tomen como un fraude.