La cortesana y la bebida

10 12 2013

woman-drinking-wine

En otras ocasiones, hemos hablado de las precauciones que debes de tomar como sexoservidora, y una de ellas es la de no aceptar ninguna bebida. Sin embargo, cuando trabajas el perfil de cortesana, hay cosas que no podrás evitar, pero que si bien son algo más seguras, tampoco podrás bajar la guardia.

Generalmente, cuando son reuniones corporativas o fiestas de cierto nivel, es seguro el aceptar bebidas, pero lo mejor es ser cauta. Nunca aceptes más de una copa, y espera siempre a que llegue una charola, y elígela tú, incluso si tu compañero toma una para ti.

En cuanto a vino de mesa, es mucho más seguro, en especial si se abre frente a ti. Ahí acepta sólo una copa, y bébela con calma. En general, incluso si sabes que tienes más capacidad para resistir alcohol, no tomes más de una. Y Obviamente, nunca pierdas de vista tu copa. Si tienes que ir al baño o cualquier otro lado, simplemente ya no sigas tomando de ella.

Como siempre recuerda, la precaución nunca está de más, y es siempre preferible pecar de desconfiada, que lamentarse después.





Que beber

26 11 2013

shutterstock_70289386-640x424
Ya en ocasiones anteriores, ya hemos visto la importancia de mantenerte hidratada, en especial dentro de esta línea de trabajo. Pero en este caso, debes de mantener ciertos cuidados para evitar alguna sorpresa, y que realmente nos aproveche.

Como ya dijimos antes, el agua es la mejor opción, y siempre lo más recomendable es tener tu propia botella desde antes de salir al trabajo. Si vas a atender una cita, toma un trago grande de la misma antes de entrar, y guarda la botella en un lugar en donde no se note que es. Si el servicio estuvo particularmente agitado, puedes beber otro tanto terminando, siempre y cuando ya no vayas a perder de vista tus cosas. Si piensas bañarte después de ello, llévate tus cosas dentro del baño, y bebe ahí.

No importa que tan sedienta estés, nunca aceptes beber nada que él te invite o te ofrezca, e incluso si lo compran directamente en una tienda, a menos que sea una que tú elijas. Toma la botella cerrada, y ábrela por ti misma, verificando que el sello se encuentre sin violar. Recuerda que en este trabajo, ninguna precaución está de más.





Beber en el trabajo

26 03 2010

En general, son pocos los trabajos en donde uno puede darse el lujo de beber, y si bien uno pensaría que siendo prostituta independiente habría más apertura en ese sentido, en realidad es al contrario. El alcohol y el oficio simplemente no se mezclan, en más de un sentido.

Como mencionamos en ocasiones anteriores, en muchos casos los clientes poco escrupulosos tratarán de drogarte en cuanto sea posible, y el alcohol es una forma por demás efectiva. Incluso si el cliente te ofrece una bebida cerrada, recházala, pues no sabes si tuvo oportunidad de ponerle algo, que es muy posible. Del mismo modo, que tú seas la que lo ofrezca puede hacer que muchos clientes se pongan suspicaces.

Incluso, en el caso de que realmente no hubiera ninguna substancia de por medio, sabemos que el alcohol por sí mismo tiende a hacernos bajar las defensas, y obnubila el juicio, por lo que puede provocar descuidos o accidentes si no tenemos cuidado. Así que, lo más recomendable, es evitarlo siempre.

Claro, estará el caso en que vayas a dar servicio de escort propiamente dicho, pero ese caso se analizará de forma independiente en otra ocasión.