Cortesanas y conversación

8 07 2014

gty_casual_dining_ll_130616_ssh
Cuando un cliente contrata a la cortesana para algún evento o presentación, lo menos que espera es que su acompañante no la haga quedar en ridículo, sino que le permita lucirse. Y en un momento dado, la conversación es el aspecto más delicado, por lo que no podemos dejar de concederle una cierta atención a este punto, y como saber manejarse en cualquier situación.

En general, evitemos los chistes o comentarios vulgares, así como detalles de tu vida personal. Hasta donde te sea posible, escucha, pero de forma atenta, y sembrando comentarios que causen interés. Generalmente, cuando una persona es apasionada de algo, le gusta hablar de ello, por lo que no temas preguntar cuando se dé ese caso, a menos que al hacerlo hagas que una sola persona acapare la conversación de la mesa. Intenta ser mediadora, pero sin que tampoco te conviertas en una especie de manipuladora. Deja que las cosas fluyan por sí mismas.

Una recomendación especial es que, a menos que realmente conozcas el tema, evites dar opiniones demasiado profundas de algo, en especial música, libros o cine. Por otro lado, nunca toques temas polémicos, y más como política, religión o problemas sociales, pues lo que menos se quiere en ese tipo de situaciones es convertir el evento en una discusión acalorada.

Sé discreta, agradable y abierta, y siempre lo más natural posible. Eso te permitirá  que ese cliente se vuelva alguien frecuente.





Actitud casual

12 08 2013

a114

Parte de la fantasía que busca un cliente al contratar una girl next door, es la idea de que está con una chica común y corriente, y que el sexo se dará como una situación totalmente inesperada, por más que ambos sepan lo contrario. Pero para crear esa ilusión, no sólo es necesario el vestuario casual, sino que tu comportamiento tiene que ser acorde con el mismo, de modo que la situación sea completa.

De entrada, trata de abrir la plática de una manera completamente cotidiana, quizá preguntándole a que se dedica o si tuvo problemas para llegar. Si te pasó algo curioso o divertido durante el día, y que no no ponga en riesgo tu verdadera identidad, puedes hacerlo, eso le dará un tono de realismo que funcionará excelentemente bien para ello.

Al momento de llegar al sexo, trata más bien de dar a entender las cosas, más que de ser directas. Comentarios como Podemos hacer algo más privado, o ¿Y qué tal si seguimos con lo que ya sabes? dará perfectamente el mensaje, sin necesidad de romper el encanto. Un poco de nerviosismo, o algunas risitas de vez en cuando, serán muy importantes. Sólo recuerda que tienes que hacer las cosas un poco más complicadas para él, pero sólo un poco, pues a fin de cuentas, lo que está contratando es una sexoservidora, no una actriz.

Trata de lucir natural y cotidiana, pero accesible. Recuerda que tu cliente espera algo, y eso es lo que deberás de darle.





¿Cómo llamar a tu cliente?

19 02 2013

wink

Usualmente, durante el acto sexual es raro utilizar los nombres propios, a menos que sea una pareja bien establecida, e incluso en esos casos, los apelativos cariñosos son mucho más frecuentes. Cuando se trata de sexo sin compromiso, las palabras suelen ser más variadas, desde el ya tradicional papi, hasta términos más fuertes como el Más rápido cabrón. Lo cierto es que, a pesar de la enorme variedad, es necesario ser muy selectiva, pues no todos funcionan igual en todas las ocasiones.

Recuerda que parte de nuestro trabajo es realizar las fantasías del cliente, y la forma en la que lo llames será parte de ese ambiente. En la gran mayoría de los casos, no será necesario ni siquiera preguntar, pues es notorio casi desde el primer momento que es lo que tu cliente busca. Si el ambiente es más bien romántico, palabras como cariño, corazón y otras por el estilo son perfectas, mientras que en momentos más apasionados, puedes incluso usar palabras altisonantes, aunque ahí hay que irse con cuidado, pues eso puede enfriar a muchos varones.

Existen ciertas palabras de cajón, como papito, mi macho, mi rey, que son muy efectivas, pero que en ciertas ocasiones pueden sonar vulgares. Trata de no abusar de ellas, pues puedes perder mucha apariencia. Trata de identificar desde el primer momento lo que tu cliente querría oír, adáptate y busca las palabras adecuadas, pues ahí está parte del secreto.





Tiempos muertos

11 11 2011

Cuando un cliente te contrata por tiempo, quizá lo más difícil de manejar son los tiempos muertos entre una y otra relación, pues dado que no hay sexo en ese momento, la dirección de la plática puede ser algo difícil de manejar, en especial si no es un cliente regular.

Usualmente, no es buena idea preguntarle qué le pareció o si le está gustando, pues de esa forma reflejas inseguridad. Del mismo modo, trata de no seguir una conversación en la que te pregunte demasiadas cosas de ti. Lo mejor es preguntarle un poco sobre él, pero cosas no demasiado comprometedoras, como gustos musicales o cinematográficos.

Otra posibilidad excelente es pensar a futuro: Pregúntale que quiere probar para la siguiente relación, sugiérele algunas opciones y escúchalo. Puedes aprovechar para ir describiendo las posibles variaciones, con lo que lo irás prendiendo, y con ello harás que el tiempo muerto sea menor.

En algunos casos, en especial si fue algo muy agitado, lo mejor es dejarlos descansar un poco, aunque siempre será buen detalle jugar con las yemas de tus dedos en su hombro o cabello. A veces, un sliencia bien manejado es mejor que todas las conversaciones del mundo.





Como conversar

4 10 2011

Si bien muchos de los clientes de la samaritana acuden con este tipo de profesionales para ser escuchados, existen quienes buscan tan sólo una buena conversación. Para esos casos, es necesario que sepas como conducirte. Pues básicamente lo que busca tu cliente es sentirse bien.

Lee el resto de esta entrada »





Rompiendo el hielo

22 08 2011

Si bien lo más común es que el cliente esté ya listo para lo que va a pasar, y casi siempre esté preparado para entrar en materia de inmediato, tendrás casos en que ya sea porque esté nervioso, sea su primera vez con una sexoservidora, o simplemente quiera relajarse antes, habrá necesidad de romper un poco el hielo. Para ello, una plática relajada logrará no sólo que el cliente esté de mejor humor, sino que incluso se pueda crear un ambiente más adecuado.

Las conversaciones personales suelen ser las más idoneas, siempre y cuando no se entré en detalles. Cuestiones como ¿A qué te dedicas? o ¿Eres casado? son muy sencillos para iniciar, siempre y cuando no preguntes nombres, empresaso detalles comprometedores. Si ves que el cliente responde con evasivas o monosílabos, quizá lo mejor sea buscar algo más.

Ciertos temas estandard son excelentes para ir armando una conversación, entre ellos los gustos musicales, cinematográficos o de lectura. Si al cliente le gusta algo que tú no conozcas, muéstrate curiosa y pregunta. Nada mejor para un aficionado que sentir que está atrayendo gente a sus aficiones.

Dado que se están viendo para tener un intercambio sexual, ese tema puede ser ideal para ganar la confianza del cliente, y al mismo tiempo te prepara para saber que es lo que busca. Pregúntale cuales son sus preferencias, gustos y pequeños caprichos, y eso te servirá para saber que esperar.

Con algunos pequeños detalles, y sobre todo mostrándote abierta y amistosa, puedes hacer que tu cliente se sienta más relajado, lo que al final hará tu trabajo más sencillo.





Plática casual

14 12 2010

Si bien parte de lo que se espera de una prostituta es que hable de manera mucho más abierta, en el caso de la girl next door, las cosas tienen que ir al lado totalmente contrario. Este perfil maneja supuestamente una chica común y corriente, por lo que tu plática tiene que ser mucho más cotidiana, pero obvio, sin dejar ver nada de lo que es tu situación real.

Lee el resto de esta entrada »





El arte de la conversación

21 09 2010

A diferencia de otras categorías, en donde lo importante es saber escuchar a los clientes, la cortesana debe de manejar un nivel notable de conversación, que le permita moverse en prácticamente cualquier círculo. El poder conversar agradablemente es un arte, y no es realmente difícil dominarlo, si sigues estos sencillos puntos.

Lee el resto de esta entrada »