Derechos de las sexoservidoras

1 07 2014

leer
Estamos en una época en donde la búsqueda de derechos es una constante en casi todos los grupos. Al parecer, la regla es buscar que a cada agrupación se le conceda una serie de prerrogativas o elementos de protección que garanticen el trato justo frente a la sociedad. Incluso, hay varios grupos de sexoservidoras que piden que haya leyes especiales que garanticen una mejor situación. Pero, curiosamente, la perspectiva de Agencia Ishtar es muy diferente, pero no por ello contraria.

Nosotras, como agencia, pensamos que le crear leyes o situaciones especiales, ya sea para las mujeres, sexoservidoras, o cualquier otro grupo minoritario, en realidad genera más divisiones que acuerdos. De entrada, el crear situaciones legales diferentes genera una sensación de exclusividad, que otros grupos pueden percibir como de  favoritismo, y por tanto actuar a la defensiva desde un principio.

En sí, lo que nosotras esperamos no es un trato diferente, sino más bien igual. El que las prostitutas sean consideradas sólo como unas trabajadoras más, con los mismos derechos a protección social, derechos laborales, prestaciones y otras garantías. Un logro así, sería más benéfico e importante que cualquier legislación “especial” que pudiera lograrse.





Arrestan en Colombia a holandés acusado de abusar de una prostituta

21 03 2014
bogota

Bogotá

La Fiscalía General de Colombia dictó auto de formal prisión en contra del ciudadano holandés Hylke Krikke, buscado desde hace dos años por los delitos de acceso carnal violento y acto carnal con persona incapaz de resistir. El sujeto, que había drogado a la sexoservidora Luz Henith Suárez el 4 de septiembre del 2012, había salido de ese país casi de inmediato, por lo que no había podido ser procesado.

La mujer había sido encontrada en el pasillo de un edificio, y trasladada al Hospital Simón Bolivar, donde se le trató de varias lesiones menores. Ahí, pudo describir a su agresor y como fue drogada para aprovecharse de ella, y si bien se le pudo identificar, cuando se le trató de detener ya había abandonado el país.

Afortunadamente, el servicio de Migración logró identificarlo cuando ingresó nuevamente al Aeropuerto El Dorado, lo que permitió que fuera arrestado y procesado. Actualmente, se espera que se realicen todas las investigaciones pertinentes para definir su situación jurídica.

Este hecho demuestra que ya los derechos de las sexoservidoras están siendo ya más protegidas por la ley, pues anteriormente este tipo de casos se archivaban sin pensarse, y el que se haya hecho un movimiento de esta magnitud habla muy bien del gobierno colombiano, y de sus esfuerzos para proteger a las sexoservidoras.





La sexoservidora ¿una víctima?

20 12 2009

Uno de los argumentos que siempre se esgrimen al momento de hablar de la legalización de este oficio, es que si se hiciera, se estaría justificando la explotación y el abuso hacia la mujer. Lo cierto es que, si bien ese es un problema real en la prostitución, se da curiosamente de manera más acusada por la ilegalidad.

Son muchas las mujeres que, al no tener ningún conocimiento del medio, o poder contar con alguna seguridad, se asocian con proxenetas o casas de citas de muy bajo nivel, que abusan de ellas de forma cruel, negándoles todo derecho. Y dado que es un negocio básicamente ilegal, no hay forma de que ellas denuncien sin comprometerse también.

De legalizarse, las mujeres podrían tener una protección profesional, por lo que los proxenetas no existirían, o tendrían que trabajar bajo un cierto reglamento. Las extorsiones – que obviamente vienen de parte de las autoridades – desaparecerían, y las trabajadoras podrían ejercer de manera digna, por lo que no habría una explotación tan marcada.

Por otro lado, aceptémoslo: La explotación del trabajador no es exclusivo de las prostitutas. En un clima como el actual, en donde el problema laboral está a la orden del día, son muchas las empresas que ofrecen trabajos con sueldos miserables y casi sin prestaciones, a sabiendas que los empleados no pueden ponerse demasiado exigentes. Del mismo modo, así como hay casa de citas en donde se trabaja en condiciones inhumanas, hay otras que ofrecen un ambiente laboral que muchos ejecutivos envidiarían. Pero lo que es cierto, es que la legalización sería muy conveniente tanto por las trabajadoras, como para los clientes.