El hombre viudo

10 09 2014

viudo
Uno de los tipos de clientes que más cuidado necesita al momento de atender, es quizá el hombre viudo, pues si bien es indudable que la falta de una pareja lo hace un candidato perfecto para el servicio, lo cierto es que su situación emocional es mucho más complicada, y tendremos que abordarla de forma ciudadosa.

Un hombre que lleve ya mucho tiempo de haber enviudado, no será muy diferente de otros, pues el tiempo le habrá permitido asimilar un poco la situación, pero si la tragedia es reciente, es muy probable que las cosas se vuelvan algo complicadas. El principal problema que tendrás que afrontar es la sensación de culpa, pues muchos de ellos pueden interpretar tu servicio como una muestra de infidelidad. Los cambios bruscos de humor, en especial ataques de melancolía, pueden llegar a presentarse, por lo que es mejor estar preparada para cualquier eventualidad. Es posible en un momento dado llevarlo al sexo poco a poco, siendo más tierna que sensual, pero también debes de ser comprensiva, y no presionar demasiado. Claro está, el cliente debe de estar consciente de que pagó por tu tiempo, pero si no llegaron al sexo completo, el retornarle un 15 % de su inversión será bastante justo. Recuerda que, en cuanto logre asimilar la pérdida, podrías tener ahí un cliente realmente muy fiel.





La distancia emocional

1 10 2009

romantic_couple

Cuando se ejerce la prostitución a cierto nivel, es muy común que tengas un grupo de clientes frecuentes, con los que te identificas y puedes llegar a hacer relaciones muy profundas. El problema, sin embargo, es que cuando hay algún componente emocional en el sexo, éste suele hacerse más profundo, y puede llegar a ser hasta un romance en toda la regla. La cuestión aquí no es tanto el romance, pues no es raro que muchas prostitutas encuentren relaciones profundas con sus clientes, sino el cómo manejarlas. Es muy común el caso de un cliente que tú ves sólo como alguien agradable, pero que él comience a enamorarse de ti. En esos casos, lo mejor para los dos es que te acerques a él, hables claramente, y le sugieras que mejor terminen la relación profesional. Esto muchas veces implica perder buenos clientes, pero a la larga, evita que lastimes a una persona, y al mismo tiempo te evita el tener fingir algo que no sientes. Recuerda, el jugar a los novios es una forma válida de servicio. Fingirle a algo que sientes algo por él para no perder un cliente, eso no es en absoluto ético.