Recién divorciados

25 07 2014

anillo

Así como el matrimonio es uno de los momentos más significativos dentro de la vida de muchas personas, el divorcio puede llegar a ser muy drástico, y si bien depende mucho de las circunstancias, siempre implicará una vuelta total de vida, a la que el hombre tendrá que readaptarse.

No son raros los hombres que, como primera reacción después de divorciarse, acuden con una prostituta, aunque en esos caso, es raro que estén buscando sexo. Generalmente, es una cuestión de autoestima, pues incluso si ellos lo estaban buscando, siempre sentirán que en cierto modo su hombría fue puesta en duda, por lo que buscarán probarse de manera muy primaria, que aún conservan esa condición. Por ello, es posible que sea algo distante, o incluso tener cambios bruscos de carácter. Esta situación implica mucha paciencia de tu parte, pues lo más seguro es que te lo diga, ya que es muy importante para él desahogarse. Trata de reconocer su desempeño, alabándolo en lo posible, pero sin ser demasiado exagerada, pues recuerda que en ese momento se encontrará muy sensible.

Tu trabajo, como ya hemos dicho, requiere de mucha empatía, y en momentos así es cuando más se necesita. Trata de apoyarlo y ponerte a su nivel, y eso te dará un cliente satisfecho, que es al final lo que tú buscas.





Distancia emocional

4 06 2014

depresion
Cuando tomas el perfil de samaritana, uno de tus grandes problemas el que estarás expuesta a los problemas de una gran cantidad de personas, y si bien algunos de éstos son fáciles de aasimilar, otros más pueden ser muy complejos y profundos, que pueden llegar a afectarte, ya sea porque desarrolles una empatía con el cliente, o porque sean demasiado fuertes para tu propia sensibilidad. En tales casos, es muy posible que acabes resintiéndolos tanto o más que los que te buscan. Para esos casos, es cuando se debe de aplicar la llamada distancia emocional.

Recibe este nombre una barrera que se crea desde el primer momento que estableces contacto con tu cliente, y que se mantiene durante todo el tiempo que permanezcan juntos. Básicamente, tienes que ver tanto al individuo, como las situaciones que te comparta, como algo completamente ajeno a ti. Debes de hacerte a la idea de que tú eres una profesional, y que tienes que mantenerte ajena. En muchos casos, la personalidad de trabajo ayuda, si puedes marcar que quien está allí, y quien está interactuando con el cliente, es tu identidad de sexoservidora, no tú.

Esto puede ser un poco difícil, pero con un poco de práctica, acabarás lográndolo. De hecho, si bien para la samaritana es vital, es conveniente que toda sexoservidora logre crear esta barrera, para no involucrar sentimientos.





Tranquilizar a un cliente nervioso

23 12 2013

angoisse
Siempre que nos enfrentamos a algo nuevo o desconocido, solemos sentir una cierta inquietud o nerviosismo, lo que es perfectamente natural, y que incluso es parte de la sensación placentera que implica. Sin embargo, para algunas personas puede ser algo demasiado extremo, que incluso les impida el actuar de manera adecuada. En ésos casos, es necesario a veces tranquilizar a tu cliente, de forma que la sesión sea no sólo placentera, sino que incluso pueda llevarse a cabo.

Usualmente, el nerviosismo tiene una justificación, y hay que identificarla. Puede ser que es su primera vez en el sexo, primer servicio con una prostituta, o simplemente que tiene algún temor de ser descubierto. Si lo notas demasiado alterado, siéntate un momento con él, pregúntale qué le pasa, y date un tiempo para conversar. El darle algunas palabras de aliento, o el explicarle como funciona el proceso, puede ayudarle mucho. No te tomes demasiado tiempo, pero tampoco lo presiones, que éso sólo hará las cosas peores.

Si por más esfuerzo que hagas, ves que las cosas no funcionarán, ofrécele posponer la sesión, cobrándole una pequeña cantidad por el tiempo invertido. Lo ideal será regresarle el 75 % del mismo, descontando gastos como el hotel. Pero de ser esa la opción, muéstrate comprensiva y amigable. Al final, eso lo hará sentirse más relajado, y es posible que te encuentres ahí un cliente extremadamente fiel, que es al final lo que cuenta.





Como conversar

4 10 2011

Si bien muchos de los clientes de la samaritana acuden con este tipo de profesionales para ser escuchados, existen quienes buscan tan sólo una buena conversación. Para esos casos, es necesario que sepas como conducirte. Pues básicamente lo que busca tu cliente es sentirse bien.

Lee el resto de esta entrada »





Sacándole partido a tu edad

24 09 2009

Stone

Si bien el decir que el sexo no tiene edad es un lugar común, lo cierto es que cualquier mujer que sepa sacarle partido a sus ventajas y habilidades puede explotar sus capacidades eróticas de muchas formas. Lo único que necesita es conocer lo que ofrece cada edad, y sacarle partido.

  • De 18 a 25: A esa edad, la mujer es básicamente energética, activa y sin miedo a experimentar. El hombre busca a las prostitutas de esta edad buscando empaparse de parte de esa juventud, y sentirse renovados. Si es tu caso, aprovecha esas cualidades, siendo espontanea y deshinibida.
  • De 25 a 40: La más flexible de las edades, en donde se tiene la energía de la juventud y la experiencia de la madurez. En estas mujeres, los hombres buscan almas gemelas, que sean empáticas con sus necesidades y que los entiendan, tanto emocional como sexualmente.
  • De 40 en adelante: Aquí se tiene como ventaja la experiencia, la sofisticación y el conocimiento. El hombre busca a la mujer madura para aprender, encontrar experiencias novedosas e, incluso, buscar un cierto apoyo cuando se siente desprotegido.

¿Se puede llegar a ser demasiado vieja para ser sensual? Antes de pensar así, ve la imagen que ilustra esta entrada. Esta foto se la tomó la actriz Sharon Stone a los cincuenta años para la revista Paris Match, y más de un hombre daría todo por pasar una hora de placer con ella.





Samaritana

11 09 2009

friendly

No es nuevo el afirmar que el sexo no es sólo una forma de placer, sino una manera para liberarse de stress y tensiones. No debe de extrañarnos, por ello, que muchos de los que acuden con prostitutas son personas tensas, abrumadas, que muchas veces buscan de compañía. Una samaritana es aquella especializada en escuchar al cliente, brindarle apoyo y, en general, ser bastante maternal. En cierta forma, te vuelves una psicóloga, excepto que sólo tienes que escuchar a la persona, y acostarte con él. Si eres buena oyendo, eres de caracter amigable y te preocupan las personas, quizá este sea el perfil que estás buscando.