Actuar para grupos mixtos

8 09 2014

dance
Aunque no es una práctica muy común, lo cierto es que ya hemos visto algunas despedidas de soltero o soltera mixtas, en donde en algunas ocasiones se llega a contratar a una stripper. Esta situación puede ser la más complicada que puedas llegar a enfrentar, pero al mismo tiempo, uno de los retos más interesantes para tu trabajo.

De entrada, cuando se actúa para un grupo mixto, debes de ofrecer algo mucho más artístico, pues recuerda que no todos los que están ahí pueden interesarse sólo en el morobo. Pero al mismo tiempo, debe de tener una carga erótica, pues es lo que uno espera encontrar en una despedida de soltero. Es muy posible utilizar los mismos recursos que en un baile normal, pero con algún elemento que le dé más lucimiento. Quizá experimentar con música que no sea clásica de strip-tease, o usar otros elementos. El agregar abanicos, listones de gimnasia rítmica u otro aspecto que realce la estética, puede servirte mucho. Lo importante es que sea algo que una mujer pueda también disfrutar.

Y muy importante, ensáyalo bastante antes de presentarte. Un grupo de hombres solos puede perdonar un fallo de coordinación si tienes buenos senos, pero en un grupo mixto, ese detalle es suficiente para romper todo el encanto, así que sé muy cuidadosa.





Masturbación como espectáculo

12 05 2014

shutterstock-masturbation-woman_f_600x250
Entre varias de las cosas que disfruta ver un hombre para excitarse, es una mujer que se masturba. Esta actividad tiene sin duda un gran atractivo para el varón, y cualquier sexoservidora debe saber como sacarle partido.

De entrada, el tocarte es un estímulo importante para tu cliente, pues crea la impresión que que compartes su deseo. Cada vez que por cualquier motivo él deje de tocarte, ya sea para ponerse el condón, quitarse alguna prenda o algo similar, tócate la entrepierna mientras lo miras. Esto puede ser en cualquier momento, incluso mientras estás vestida. Verás cómo eso será más que suficiente como para estimularlo bastante.

Otra opción muy lucrativa es que, por un costo extra, ofezcas el espectáculo completo. Más de un hombre pagará con gusto, mientras el precio no sea demasiado alto, para ver a una mujer estimulándose hasta el orgasmo. Incluso puedes ofrecerlo como un valor agregado para ciertos servicios que realmente valgan la pena, o hacer algún tipo de paquete. De hecho, te sorprenderás de ver cuantos hombres pagan sólo por ver una mujer masturbarse mientras ellos observan, y hacen otro tanto.

Recuerda, todo lo que sirva para mejorar tu servicio debe de ser tomado en cuenta, así que no lo dejes pasar.





¿Cuánto espacio necesitas?

28 02 2013

countryside_villas_apts_empty_living_room

A final de cuentas, el ser una stripper es una artista corporal, y como tal, requiere de un cierto espacio para realizar su trabajo. Sin embargo, dado que este tipo de presentaciones tienen muy distintas formas de expresión, puede variar dependiendo de lo que quieras ofrecer, o lo que tu cliente esté buscando.

El lap-dance, y algunas formas de strip-tease sencillo, no requieren más de un metro cuadrado para realizarse, lo que usualmente sólo implica quitar la mesa de centro de la sala. Otras formas algo más complicadas, implicarán que se despeje un área mayor, lo cual debes de especificarle a tu cliente, para que se haya preparado para el momento en que tú llegues, en el entendido de que todo tiempo de acomodo entrará dentro del periodo contratado. Pero asegúrate que esté justificado, pues molestar a los invitados para un show que pudiste hacer en un metro cuadrado seguramente les será molesto.

Una posibilidad que luce muy bien, te permite más impacto visual, y te da seguridad, es el utilizar una mesa como tu espacio, lo que se convertirá en una suerte de escenario. Pero para ello, asegúrate de que sea un mueble macizo, y utilices tacones. Del mismo modo, escoge una música lenta, y evita los movimientos acrobáticos, pues una caída en esas condiciones puede llegar a ser muy peligrosa.

Tu escenario es parte de tu espectáculo, y si sabes sacarle partido, será el secreto de tu éxito.





Masturbación femenina

2 05 2012

Si bien ya lo habíamos dicho antes, es necesario recordar que, cuando estás con un cliente, su placer es el único que cuenta, por lo que el tuyo pasa a segundo plano. Ante esa perspectiva, el hablar de masturbación sonaría fuera de lugar. Sin embargo, puede ser más importante de lo que imaginas.

Para los varones, la imagen de una mujer masturbándose es muy excitante, por lo que no será raro que te lo soliciten. Incluso, no será raro que él haga otro tanto simplemente viéndote, o te pida que lo hagas para ir creando ambiente. En ese caso, lo mejor es hacerlo, pues es un gancho muy fuerte para atraer clientes.

Aquí, al igual que con tu orgasmo durante el sexo, la apariencia es importante: Sé un poco más ruidosa y expresiva en la vida real, pero sin ser demasiado obvia. En estos casos, es más posible que llegues a un orgasmo real que en el coito, pero tampoco te obsesiones con la idea. Un orgasmo bien montado es suficiente.

Lo cierto es que, para muchas mujeres, incluso las que han tenido sexo sin problemas, masturbarse frente a un hombre desconocido puede causarles algo de pena. Es necesario, como en todo en esta profesión, hacerlo a un lado, pues las ventajas que obtienes de ello son notables.  





El Burlesque

1 11 2011

Para el siglo XIX, cuando los europeos tuvieron un nuevo contacto con el Medio Oriente, el strip-tease se convirtió en una atracción muy solicitada en los teatros. Sin embargo, la sociedad no veía con buenos ojos el que hubiera presentaciones cuyo único fin fuera el ver desnudarse a una mujer, por lo que algunos empresarios comenzaron a buscar ciertos escapes.  Fue así que surgió el burlesque, espectáculo teatral en donde se intercalaban bailes, números cómicos, y en donde las actrices aparecían con muy poca ropa, so pretexto de la libertad de movimientos. Con esa justificación, era más fácil montar un desnudo total, o justificar que se quitaran las ropas como parte del intermedio cómico. Lo cierto es que el burlesque se convertiría en un éxito, que rápidamente se llevaría a América y prácticamente el resto del mundo. Este tipo de espectáculos sobreviviría hasta mediados de los sesentas, cuando una visión más abierta de la sociedad hizo más aceptables los strip-teases por sí mismos.

Actualmente, se siguen presentando algunos espectáculos de burlesque, aunque son más bien centrados más en un aspecto más artístico. Aunque ya no se les ve como algo tan erótico como antes, una stripper que presente una rutina más elaborada, con elementos de esta forma teatral, seguramente llamará la atención de más de un cliente.