Derechos de las sexoservidoras

1 07 2014

leer
Estamos en una época en donde la búsqueda de derechos es una constante en casi todos los grupos. Al parecer, la regla es buscar que a cada agrupación se le conceda una serie de prerrogativas o elementos de protección que garanticen el trato justo frente a la sociedad. Incluso, hay varios grupos de sexoservidoras que piden que haya leyes especiales que garanticen una mejor situación. Pero, curiosamente, la perspectiva de Agencia Ishtar es muy diferente, pero no por ello contraria.

Nosotras, como agencia, pensamos que le crear leyes o situaciones especiales, ya sea para las mujeres, sexoservidoras, o cualquier otro grupo minoritario, en realidad genera más divisiones que acuerdos. De entrada, el crear situaciones legales diferentes genera una sensación de exclusividad, que otros grupos pueden percibir como de  favoritismo, y por tanto actuar a la defensiva desde un principio.

En sí, lo que nosotras esperamos no es un trato diferente, sino más bien igual. El que las prostitutas sean consideradas sólo como unas trabajadoras más, con los mismos derechos a protección social, derechos laborales, prestaciones y otras garantías. Un logro así, sería más benéfico e importante que cualquier legislación “especial” que pudiera lograrse.





La percepción que se tiene del sexoservicio

7 11 2013

gossip
Ya muchas de nuestras lectoras nos han hecho notar la aparente contradicción de nuestro discurso, pues al mismo tiempo que reiteramos que el sexoservicio es un oficio honorable y que no debe de ser motivo de verguenza, al mismo tiempo hacemos énfasis en el secreto, y en no revelar cual es nuestro verdadero trabajo. En realidad, no hay ninguna contradicción al respecto, simplemente es cuestión de la forma en la que la sociedad lo sigue percibiendo.

Es un hecho que la prostitución, si se analiza fríamente, es un servicio tan natural como cualquier otro, y por todo lo que le exige a la prostituta, es tan digno de respeto como cualquier otro. Sin embargo, seguimos estando en una sociedad exageradamente machista, en donde la mujer debe de ser asexual para que sea pero al mismo tiempo vive en un ambiente en donde su condición sexual se enfatiza demasiado. Básicamente, la sexoservidora debería de ser respetada y vista con la misma consideración que otras mujeres, pero en la realidad no es así.

Es un hecho que ha habido avances al respecto, y la postura de la prostituta es mejor que hace algunos años. Sin embargo, aún falta mucho para que se le pueda ver de una manera totalmente igualitaria. Y mientras eso ocurra, la discreción y el secreto seguirán siendo necesarios.





La mujer culta ¿Es amenazante?

22 04 2013

reading-is-sexy21
Es curioso el hecho de que, si bien por un lado muchas de las mujeres que se han dedicado a la prostitución suelen ser talentosas y cultas – no es casualidad que la palabra cortesana sugiera estas dos situaciones – se siga teniendo la idea de que las sexoservidoras son ingenuas, tontas o incultas. Esta situación tiene muchas explicaciones, entre ellas el hecho de que muchas de las mujeres que caen en la trata de personas lo hacen por estas situaciones, pero otra circunstancia está en la percepción de que una mujer más inteligente que el hombre resulta intimidante, lo cual es parcialmente cierto.

Hacia desde finales de la prehistoria, hasta principios del siglo XX, no podíamos hablar realmente de discriminación, pues los hombres estaban honestamente convencidos de que eran mucho más talentosos que una mujer, y por tanto tenían sobre sus hombros la responsabilidad de velar por su bienestar. No fue sino hasta fines de la época victoriana, que el simple concepto de que las mujeres pudieran ser iguales comenzó a generarse, lo que provocó una verdadera crisis entre los varones. Acostumbrados a que  su valor como personas radicara en su capacidad de gobernar y sostener una familia, muchos de ellos se sintieron honestamente amenazados, y gran parte de la reticencia era por ese temor de verse desvalorizados.

En la actualidad, aunque muchas de las cosas están cambiando, es imposible vencer una inercia de siglos en unos cuantos años, y para muchos hombres, la agresividad hembrista es aún más amenazante. Por ello, el papel de la prostituta es muchas veces un punto al que se pueden aferrar, donde no se sienten amenazados, y que pueden estar alejados de ese continuo ataque. Por ello, lo menos que esperan es pagar por encontrar lo mismo que en el exterior.

Aquí la cuestión no es, como muchas de las trabajadoras interpretan, jugar el papel de niña tonta e ingenua, a menos que el cliente así lo pida, y dejando claro que es una actuación. Realmente el secreto es ser empática, demostrando que una no está juzgando al varón y que, sobre todo, el combate de géneros quedará afuera de la habitación. No le permitas que rebaje tu dignidad o te trate de forma despótica, pero tampoco le hagas sentir que está en un campo de batalla. El cliente busca un momento de solaz y descanso, y tu trabajo es proporcionárselo.





Día de la Mujer

8 03 2011

Este día se celebra mundialmente a la mujer, y en muchos casos, lo que primero nos deberíamos de preguntar es si, en realidad, hay algo que celebrar. Supuestamente, en este día se busca combatir la marginación y la desigualdad que hemos vivido como género desde hace años, pero desafortunadamente, todo parece quedar en buenos deseos. El que haya una fecha en el calendario destinada a la mujes no logrará que las cosas cambien, así como tampoco podemos nosotras sólo denunciar, y esperar que la gente cambie al mundo alrededor para que nosotras vivamos mejor. Se trata de un esfuerzo que cae en nosotras, y sólo nosotras, y el seguir polarizándonos no va a hacer que todo se resuelva por arte de magia. Comencemos por pensar qué es lo que hacemos no por el género femenino, sino por la sociedad en general, pues sólo trabajando en conjunto, sin diferenciaciones, se logrará un cambio real y profundo. Creo que temas de reflexión hay muchos, pero sólo servirán si nos sirven como inspiración para actuar.