Agendar una nueva cita

20 08 2014

Aftersex-selfies-1911552
Uno de los objetivos principales de una prostituta, y en general de cualquier prestador de servicios, es que el cliente regrese. Si nuestra atención fue buena, y él encontró lo que buscaba, eso está casi asegurado, pero como todo buen mercadólogo sabe, el reforzar esta situación siempre ayuda bastante.

Tras de la relación sexual – o entre éstas, si tomó un servicio extendido – pregúntale que le pareció, y como parte de una charla casual, trata de averiguar cuales son sus gustos sexuales, y ofrécele la posibilidad de explorarlos posteriormente, siempre y cuando esté dentro de tu abanico de posibilidades. No seas demasiado insistente ni presiones, pues eso puede ahuyentarlo, pero trata de ofrecerle diferentes opciones, tratando de hacerlas lucir atractivas. Si manejas otras categorías, coméntaselo, e incluso puedes darle una breve explicación en caso de que no conozca de alguna de ellas.

Un punto que debes de tener muy en cuenta, es que debes de hacerte sentir interesante, pero sin lucir desesperada. Sé casual en tu oferta, y no la repotas más de dos veces. En caso de que no puedas concretar nada, déjale tu tarjeta o alguna otra forma de reforzar la comunicación, de forma que te tenga presente.

Recuerda que el saber ofrecer tus servicios es importante, y el elegir el mejor momento para ello es vital.





Mostrar interés

31 10 2013

interes
Si bien por un lado todas estamos de acuerdo que no todas las relaciones sexuales durante el trabajo nos deben de resultar agradables, debemos de recordar por otro lado que somos prestadoras de un servicio, y la actitud es básica para poder tener éxito en cualquier negocio. Por ello, el interés que prestes al momento de dar elservicio será vital para que puedas mantener una buena clientela.

En este caso, nos limitaremos a los clientes que, sin serte necesariamente desagradables, no te despiertan realmente interés, y que curiosamente, son los que más podrían hacerte reaccionar de manera negativa, pues una persona desagradable te mantiene atenta, y haces un esfuerzo consciente por dar lo mejor de ti, mientras que en el segundo caso, como lo sientes como una situación menos agresiva, es más fácil que bajes la guardia, con lo que puedes demostrar más abiertamente tus emociones. Gestos tan inocentes como un bostezo, una mueca o cualquier expresión de este tipo puede delatarte, y hacerte perder un buen cliente. Lo mejor que puedes hacer es mantener esa actitud de cuidado con cada uno de tus clientes, y mostrarles el interés adecuado a cada uno. Pero cuidado, no se trata tampoco de fingir nada, sino simplemente mantener un clima de respeto. Una actitud falsamente enamorada o de admiración puede ser tan fulminante como el desinterés. Recuerda, piensa en lo que no quisieras que te pasara a ti, y evita hacerlo.





Incitar deseo

12 07 2010

En un negocio como éste, el hablar de deseo puede ser algo equívoco. Pero en este caso, hablamos del término puramente mercadológico. En esta especialidad, se le llama así al acto de provocar en el cliente potencial un interés que vaya más allá de la curiosidad. Generalmente, ésto se logra con algún tipo de ofrecimiento que llame la atención. Esto puede ser tan concreto o nebuloso como tú misma lo desees, pero recuerda que, mientras más específica seas, más clientes atraerás.

La incitación puede ir de algo tan simple como la invitación de Sólo llama y pregunta sin compromiso,  hasta 15 % de descuento en tu primer servicio. Cada una de ellas llamará la atención del cliente potencial, pero cada una de ellas  tiene su distinto alcance.  Comprendiendo el funcionamiento de estos  medios, y en general de todo el proceso AIDA, te permitirán atraer muchos más clientes.





Provocar interés

31 05 2010

El sexoservicio es un arma de doble filo: Obviamente, el sexo vende, y vende bien. Pero, al estar dentro de un mercado donde todas venden sexo, el llamar la atención hacia ti es algo difícil. La ventaja que se tiene en este caso, es que existe ya una suerte de procedimiento común a todas las prostitutas, y basta alejarse un poco de él para llamar la atención.

La simple existencia de los perfiles te da una ventaja, aunque al mismo tiempo limita tu clientela. Toda la gente que busque una dominatrix automáticamente buscará tu anuncio, pero al mismo tiempo le cierras las puertas a quien no le gusta. Por ello, la cuestión es encontrar por donde atacar.

El cliente que busca una prostituta se verá materialmente inundado de propaganda que apela a sus instintos, y ahí la mente acaba rebelándose. Anunciarte usando palabras como “clase”, distinción o experiencia, automáticamente atraerán la atención. Compra un día cualquier periódico, y revisa todos y cada uno de los anuncios. De ahí, elimina lo que se repita más y consideres más obvio, y de ahí surgirá exactamente lo que esperas comunicar.





AIDA

10 03 2010

AIDA es un viejo término de mercadotecnia, que nos indica los pasos que debe de tener una publicidad bien diseñada. Estos elementos son escalonados, y pueden formar parte ya sea de un anuncio unitario, una campaña, o de toda una imagen. Básicamente, son las siglas de:

Esto es, primero tienes que lograr que el cliente potencial se fije en tu anuncio, interesarlo por lo que ofreces, hacer que desee el producto o servicio, y motivar una acción. En general, los anuncios sobre prostitución tienen serios problemas en estos planteamientos, pero eso lo analizaremos con cuidado en posteriores entradas.