La stripper y el sexo

4 12 2013

PoleL0101_468x648
Una de las falsas ideas más difundidas en cuanto al trabajo de las strippers, es que todas deben de dedicarse a la prostitución como parte de su labor, e incluso el que exista como categoría dentro de una empresa de consultoría para sexoservicio, parecería reforzar la idea. En realidad, el ejercer ambas profesiones es una opción, pero no una necesidad. El hasta donde quieres llegar, depende de ti.

Generalmente, el trabajo de las strippers independientes es en fiestas o despedidas de soltero, en donde se ofrece  un espectáculo que puede o no incluir una relación sexual. Sin embargo, aceptemos que si bien tiene un cierto nivel artístico – ésto es indispensable para que valga la pena como show – tiene un transfondo erótico indudable. Muchos de los que organizan un despedida, por otro lado, pueden buscar el darle un “regalo” especial al festejado, en donde el servicio sexual entraría. Pero siempre hay que verlos como casos especiales, en donde la stripper sólo presenta un baile de tipo sensual, mientras todo lo demás será un valor agregado.

En tal caso, lo mejor es especificar tus límites antes de realizar la negociación. A fin de cuentas, tú eres quien ofrece el servicio, y tú debes de decidir hasta donde. Al final, si tu trabajo es bueno, el ofrecerles el coito completo no debe de ser necesario.





Posturas acrobáticas

27 05 2013

acrobatic
Si bien ya en ocasiones anteriores hemos mencionado la importancia de la flexibilidad, lo cierto es que para lograr ciertas proezas, son necesarios auténticamente años de práctica, que sólo las gimnastas, acróbatas, equilibristas y otras profesiones muy especializadas pueden lograr. Por ello, existe un puñado de posturas sexuales que, si bien son teóricamente posibles de realizar, no están al alcance de todas las mujeres. Desafortunadamente, parte del trabajo de la prostituta es ayudar a tus clientes a cumplir sus fantasías, por lo que eventualmente, alguno de ellos llegará con una foto o grabado que parecerá sacado de una película de ciencia ficción. Ahí es donde seguramente tendrás un problema.

Primero que nada, analiza la posible postura, y sé honesta contigo misma. Puede ser que lo que estés viendo sea posible si lo intentas un poco, pero algunas serán imposibles. Háblalo con tu cliente, y exponle tus dudas y limitaciones. En algunos casos, puedes decirle honestamente que quizá puedan intentarla unos momentos, pero nada más. Si no te es posible, dilo abiertamente, pues te expones a alguna lesión.

Si tienes duda sobre si puedes o no realizar algo, dile a tu cliente que primero harás una prueba. Dile que se siente algo alejado, y trata de lograr la flexión necesaria tú sola. Ese tipo de espectáculos resultan muy excitantes para el cliente, y tú podrás analizar tus límites de un modo seguro. Recuerda sólo no forzarte demasiado, pues corres el riesgo de una lesión. Estira hasta donde puedas hacerlo comodamente, no más.

Recuerda las prioridades, es muy importante darle satisfacción al cliente, pero tu seguridad y bienestar están por encima. Un desgarre o dislocación es muy doloroso, y puede evitarte trabajar por mucho tiempo. No te expongas.





MILF y límite de edad

2 04 2013

dreamstime_s_9322157

Un punto en el que hacemos hincapie en diversas ocasiones, en en que el sexoservicio es un trabajo temporal, y que lo mejor es siempre tener planes a futuro, para poder cambiar de profesión eventualmente. Esto parecería no ser muy cierto para una MILF, pues se trata ya de mujeres maduras, y que supuestamente tienen ya una vida hecha. En realidad, ésto tiene más bien origen en la cerrada visión de la actualidad, y que no es tan limitante en la vida real.

En esta época, una mujer de más de 45 años tiene aún mucha vida por delante, y muchos planes por completar. En estos momentos, es cuando usualmente los hijos son menos dependientes de ella, y puede desarrollarse de mejor forma. El sexoservicio puede ser ese pequeño empujón que muchas de ellas necesitan, pues además de permitirles hacerse de un colchón económico con el cual arrancar sus nuevas facetas, el sentirse aún atractivas y deseables es más que suficiente como para convencerlas de que pueden seguir adelante. Un par de años en el oficio pueden abrirle muchas puertas, dándole una oportunidad más que quizá ni siquiera ella misma había imaginado. Así que, al final, se trata de un nuevo inicio, de darse la oportunidad de ver a futuro una vez más.





Las palabras de seguridad

10 12 2009

El perfil de sumisa tiene, como ya dijimos, algunos riesgos, pues es en el que se tiene que ser más complaciente, pero al mismo tiempo, proteger tu dignidad. El problema es que, parte del juego, es el oponer resistencia y negarte, como si el cliente realmente te estuviera forzando. La pregunta es ¿Cómo hacer que pueda distinguir cuando es parte de tu papel, y cuando realmente le pides que se detenga? Para eso están las llamadas palabras de seguridad.

Lee el resto de esta entrada »