Cómo organizar a tus clientes

1 09 2014

375575
Cuando eres una prestadora de servicios, sin importar del tipo que sea, es buena idea el tener una clasificación bien establecida de tus clientes, que esperan, y que tan convenientes son para tu negocio. Cuando prestas sexoservicio en forma regular, pronto tendrás una serie de personas a las que puedes identificar dentro de ciertos grupos, y que te ayudarán a planear la forma en que des tu servicio.

Estos grupos son sólo sugerencias, tú puedes alterarlos dependiendo de tus propias necesidades.

  • Clientes frecuentes, que piden servicios caros, y tienen buen trato.
  • Clientes frecuentes, buen trato, pero toman servicios promedio.
  • Clientes poco frecuentes, pero que usan servicios caros, y buen trato.
  • Clientes que piden servicios inusuales o incómodos, pero que pagan bien.
  • Clientes frecuentes, pero que exigen demasiado

Lo ideal es no incluir a un cliente en una lista sino hasta que haya tomado cuando menos tres servicios, y que su comportamiento sea habitual. Una persona puede tener buen trato, pero quizá lo pescaste un día en un mal momento, por lo que no debes de apresurarte. Esta lista te permitirá saber que esperar y, en el último de los casos, saber si un cliente realmente te conviene.





¿Qué tanta información debes de dar?

10 10 2012


Si bien antes ya habíamos hablado de la cuestión de no divulgar información personal, no son esos los únicos datos que puedes llegar a manejar, y en este caso, es para poner más atención en la cuestión mercadotecnia que en la de seguridad, y nos referimos al alcance de tus servicios.

Como ya hemos dicho en multitud de ocasiones, mientras más variada sea tu oferta, mayor será la cantidad de clientes que tengas. Sin embargo, si llegas a ser demasiado versátil, puedes encontrarte de pronto con una lista enorme, que además de ser demasiado cara para poner un anuncio, aburrirá al más entusiasta de tus clientes. La idea es hacer un anuncio atractivo, pero que tampoco se sature.

De entrada, selecciona tres servicios – o características – que creas que realmente te hacen resaltar de las demás. Ya sea que tengas rasgos orientales, o sepas dar masajes… en fin, lo que consideres que nadie más, o muy pocas, pueden ofrecer. Trata de limitarte a éstas, o cinco como máximo, pero sólo en caso de que sean muy inusuales. Si quieres llamar la atención del posible cliente, puedes incluir un “pregunta por todas nuestras opciones”. Eso puede atraer más que cualquier sugerencia que le hagas. Sólo recuerda, no prometas u ofrezcas nada que no puedas satisfacer al 100 %.