dirigir las sugerencias

28 05 2014

ideas

En muchas ocasiones, las sugerencias que tiene el cliente sobre lo que desea hacer en el servicio pueden no ser totalmente de tu agrado, pero no lo suficientemente extremas como para no ser razonables. Y si consideramos que parte del atractivo del sexoservicio es que pueda hacer lo que con su pareja no podría, el negarnos a demasiadas cosas rompería parte del encanto del servicio. Sin embargo, existen ciertas formas de hacer las cosas algo más flexibles, de modo que puedas tener un cierto control sin tener que desilusionar al cliente.

De entrada, trata de mantener siempre una postura de deseo, de modo que muestres estar tanto o más entusiasmada que él por el encuentro. De ese modo, cuando te sugiera algo, juguetea un poco con la idea, como si te excitara, y háblala con él en detalle. Trata de ir escalando la situación, de modo que la plática vaya de un punto a otro, hasta que llegues a una “idea” que pueda parecer igualmente excitante para él, y que tú puedas manejar mejor. De esa forma, le darás la idea de que llegaron a esa situación por su propia idea, satisfaciéndolo de manera completa, mientras que al mismo tiempo puedes tener un poco más de control sobre tu trabajo.

Pero recuerda que el cliente te busca para cumplir sus fantasías, por lo que este manejo debe ser más la excepción que la regla. Del mismo modo, no lo hagas simplemente para satisfacer tu necesidad de dominio, pues la sexoservidora no está para servirse a sí misma, sino al cliente.





Esposas de tus clientes

3 01 2013

Stylish-Wedding-Rings-for-Women-wedding-rings-wedding-bands-dreses-rings-weddings-fashion-fashion-news-fashion-blog-fashion-runway-celebrity-fashion-wedding-ring
Si bien tus clientes podrán ser de prácticamente cualquier estado civil, fuera de algún comentario, quejas, o pláticas particulares, ésto rara vez influirá en tu labor. Sin embargo, hemos visto que algunos clientes son especialmente descuidados, y puede darse el caso de que de pronto te la tengas que ver con una esposa bastante molesta. Si bien tu postura es mucho más sencilla que la de una amante, aún así tendrás que estar preparada para manejar la situación.

De entrada, evita el humillar o burlarte de la mujer, pues es seguro que se sentirá sumamente molesta. De hecho, lo mejor que puedes hacer es no darle importancia a tu cliente, pues curiosamente es la mejor forma de ayudarlo, aunque realmente es poco lo que puedes hacer por él. Déjala primero hablar, que se desahoge completamente, y escúchala con la mayor atención posible. Sólo hasta que haya terminado, explícale que tú estás haciendo sólo tu trabajo, y que realmente no te interesa lo que tus clientes hagan de su vida privada. A pesar de ello, discúlpate por la situación, y recomiéndale que lo hable más bien con su marido, pues el problema debe estar realmente ahí.

Si trata de golpearte, o se torna agresiva, defiéndete, pero no respondas la agresión. Lo mejor es tomarla de las muñecas y tranquilizarla, hasta que esté dispuesta a escucharte. Lo mejor es citarte en un lugar público, aunque usualmente será el caso en que ella te sorprenda cuando menos te lo esperes.

Recuerda, lo importante es evitar verte envuelta en un escándalo, además de tratar de dejar la situación lo más simple posible para tu cliente, aunque honestamente, no será nada sencillo.





Control positivo

10 12 2012

porn-star_1353903392_540x540

Cuando escuchamos la palabra control, estamos ya acostumbrados a pensar en el uso de la fuerza o el dominio para lograr que una persona renuncie a su voluntad. Si bien existen personas que disfrutan de este tipo de práctica, no todas las sesiones de sexo en donde la prostituta lleve el control deben de ser de este tipo, pues esa es la especialidad de otra categoría. En su lugar, es más práctico usar el llamado reforzamiento positivo, que llama la atención de muchos clientes.

De primera instancia, en esta sociedad de expertos, uno tiende a seguir el ejemplo de aquella persona que muestre mayor conocimiento en algo. En ese sentido, si tú demuestras completa seguridad en lo que haces, y tus sugerencias son claras y sin titubeos, el cliente tenderá a seguirlas sin problema. Por otro lado, detalles tan pequeños como una sonrisa cuando hace las cosas como tú esperas, o un leve gemido en esas mismas circunstancias, harán que sigan en esa dirección sin pestañear. A fin de cuentas, aunque los clientes suelen buscar su placer, el saberse buenos amantes es un fuerte impulso para su ego, y si sabes sacarle partido, lograrás no sólo que vaya por la dirección que tú le marques, sino que te lo agradezca.

Sólo recuerda que estos trucos son para cuando el cliente quiere ser guiado, y no en todo momento. El aprovecharte de tu cliente es contrario a cualquier ética laboral, y es algo que siempre debes de evitar.





Acoso cibernético

4 12 2012

Angry young black business woman punching computer in office

Ya hemos mencionado en ocasiones anteriores como la computadora es, actualmente, la mejor herramienta para publicidad y contacto de clientes. Sin embargo, como todo en esta época, tiene también sus contras, y una de las principales es la presencia de acosadores electrónicos, con los que tendrás que lidiar más frecuentemente de lo que imaginas.

Una de las grandes ventajas con las que cuentas es que la computadora es, las más de las veces, un medio pasivo, tú puedes realmente elegir que es lo que leerás y que no. Tras de un par de días, puedes identificar perfectamente a los a los problemáticos, y bloquearlos sin problema. Es posible que vuelvan a intentarlo con otras cuentas o direcciones IP, pero después de ser bloqueado varias veces, es un hecho que te dejará en paz.

Un consejo muy importante al tratar con este tipo de individuos es que, por más molestos que resulten, nunca debes de contestarles. Lo único que buscan estas personas es atención, y al responderles, lo único que haces es alentarlos a que sigan. Este es un juego de paciencia, pero eventualmente lograrás cansarlos, y siempre más satisfactorio verlos rendirse.

Otro caso igual de complicado, pero más difícil de identificar, es el cliente que sólo juega con nosotras, pero eso será tema de otra entrada.





Competencia indirecta

25 04 2012

Recibe el nombre de competencia indirecta, como ya mencionamos, cualquier negocio que ofrezca una alternativa diferente a la que nosotros ofrecemos, pero que al final pudieran substituirnos. Dado que el sexoservicio es algo muy específico, es algo difìcil encontrar este tipo de negocios, pero de haberlos, los hay.

Básicamente, nuestra competencia indirecta irá en dos vertientes: clubes de ligue, table dances o lugares en donde un cliente pueda encontrar algún tipo de desahogo sexual sin necesidad de recurrir al coito. Curiosamente, estos negocios se prestan para los joint-ventures, pues muchas veces, el actuar de substituto es muy relativo. O incluso en el caso de que no haya voluntad de cooperación, usualmente el mercado está bien delimitado, y existen nichos suficientes como  para que no sean motivo de preocupación.

El segundo grupo lo conforman todas las organizaciones anti-prostitución, que pueden ser mucho más dañinas, aunque también más difíciles de tratar, pues muchas de ellas actúan de buena fe. Lo mejor es mantener las distancias y evitar cualquier tipo de roce o enfrentamiento verbal, pues usualmente ésto es usado por los grupos como forma de propaganda negativa. Incluso con sus mejores esfuerzos, existirá una cantidad de clientes suficiente para no preocuparse, por lo que lo mejor es dejarlos trabajar. Sólo en caso de que la confrontación sea directa, se tendrán que echar mano a cierta dosis de relaciones públicas, pero eso lo veremos en otra ocasión.