Establecer autoridad

21 08 2014

mature

Como ya hemos mencionado en otras ocasiones, el hombre que busca a una femme fatale lo hace esperando una figura de dominio, pero no tan obvia como la dominatrix. En este caso, se trata de algo más sútil, sin la violencia de ésta segunda, sino más bien con la seguridad de quien sabe que puede manejar todo. Por ello, es necesario que, frente a los clientes, te muestres siempre de esa forma.

Eso no significa tampoco que vayas tú a decirle que hacer, pues no es la intención. Pregúntale qué es lo que quiere, pero no de una manera complaciente. Sugiere, y escúchalo cuando te diga que busca. Tus respuestas deben de ser más de alguien que da un permiso, e incluso como si estuvieras dándole oportunidad. Frases como Ya sabía que querías algo así o una sonrisa condescendiente es más que suficiente. Recuerda que, al final, quienes buscan ese perfil están tras de una imagen materna, y es ese tipo de autoridad la que esperan que les proporciones.





Jóvenes femme fatale

16 06 2014

emma-watson-britney
En otras categorías anteriores, habíamos mencionado como la actitud, un buen vestuario y el maquillaje correcto pueden hacer que una mujer tenga la apariencia que quiera. Y así como es posible lucir mucho más joven de lo que realmente eres, puedes también agregarte algunos años, por lo que bien puedes jugar el rol de una femme fatale sin necesidad de ser una mujer madura.

De primera instancia, uno de los elementos claves es el vestuario: vestidos conservadores, elegantes y formales, lograrán dar mucho de la idea. Del mismo modo, los maquillajes más elaborados tienden a agregar algo de edad, sólo recuerda que no debes de exagerar, pues eso te hará verte ridícula. Ciertos accesorios sumarán mucho de lo que estás esperando proyectar.

Pero como siempre, lo importante es la actitud: La madurez y la edad pueden estar también en como te comportas. Muévete con seguridad, pleno control, y proyectando experiencia. Sé amable, pero firme, y trata de que tu risa sea bien estudiada, cuidadosa y abierta. De ese modo, es posible que una muchacha de 20 años pueda ser el sueño de alguien que se vuelve loco por las maduras.





Seguridad en ti misma

20 05 2014

Dibujo
Una mujer segura y asertiva, suele ser un arma de doble filo, pues para los varones seguros de su masculinidad, suele ser un atractivo enorme. Sin embargo, para aquellos demasiado inseguros, es objeto de intimidación, y pueden ser suficiente como para hacer que se aleje. Como siempre, es necesario que la sexoservidora sepa interpretar las mensajes que le proporciona el cliente, para proporcionarle exactamente lo que busca.

De entrada, el lenguaje corporal es muy importante. Un hombre intimidado no te mirará a los ojos, e incluso se cubrirá o retrocederá cuando te acerques. En ese caso, lo mejor es que tomes una actitud más relajada, y le preguntes a él que quiere que hagas. Busca ser accesible y complaciente, para que realmente se sienta a gusto.

Si por el contrario, se muestra abierto y receptivo a tus avances, no te limites, y deja que las cosas pasen de forma más natural. Incluso, muéstrate un poco más proactiva, de modo que él siente cierta complicidad.

Un punto importante que debes recordar es que ser complaciente no significa ser sumisa, pues eso ya es una categoría específica. No te rebajes, sólo sé más amigable.





Lugares aislados

5 05 2014

Apple-Bay-House-by-Parsonson-Architects
El atender a domicilio es siempre algo más riesgoso que los servicios en hoteles, pero siempre existen formas de mantener un cierto nivel de control, siempre y cuando sepamos que lugares evitar, y en general, las casas demasiado aisladas son unos de ellos.

En general, evita las direcciones que están en carreteras, zonas que sepas que están escásamente pobladas o en zonas naturales. En tales casos, no estás obligada a dar explicaciones, sino simplemente menciona que, por seguridad, no das servicio en esas circunstancias. Evita incluso zonas residenciales de alto nivel, pues el riesgo es tan presente en éstos estratos que en cualquier otro.

Un lugar aislado no tiene que ser necesariamente uno con poca gente: Existen barrios populares densamente poblados que, por su situación socio-económica, no cuentan con muchas formas de acceder a ellos. De entrada, desconfía de alguien que contrate sexoservicio de cierto nivel en barrios así, pues es una señal casi segura de trata de personas.

Cualquiera que tenga un cierto tiempo viviendo en una ciudad, sabrá qué zonas son mejor evitar, pues aunque puedes perder varios clientes, tu seguridad estará siempre primero.





En caso de pérdida de celular

20 02 2014

what-to-have-in-your-nanny-bag

Es curioso como, a pesar de lo sencillo que es olvidar, perder o que nos roben el celular, seguimos pensando que todo lo que tengamos en él está perfectamente seguro. Pero si realmente pensamos en el riesgo que implica, podemos darnos cuenta de que es necesario tener ciertas precauciones, pues algo tan simple como un extravío puede causar mucho daño si no somos precavidas.

De entrada, es conveniente pensar que, si bien nadie que se encuentre nuestro celular pensará que somos sexoservidoras, lo mejor es pertir del hecho de que así será. Si lo olvidamos tras de un servicio, o el mismo cliente nos lo roba, tiene una ventaja enorme. Por ello, nunca tengas ni el teléfono de tu casa ni el de tu celular de uso común entre tus contactos. Del mismo modo, cualquier foto desnuda, redes sociales, correos o similares deben de ser sólo los de trabajo, y de preferencia, no los tengas abiertos. De hecho, lo más recomendable es que el de trabajo sea uno muy económico, con la menor cantidad posible de funciones.

Siempre ten un apartado a mano con los teléfonos de tus clientes, y en el momento en que notes que no tienes tu celular, bloquéalo y comunícales el extravío. De ese modo, evitas que se llegue a dar algún tipo de chantaje. Si bien prácticamente todas las empresas te permiten conservar tu número anterior, es posible que prefieras cambiarlo por cuestión de seguridad, por lo que el tener un respaldo por escrito será una medida muy inteligente.

Básicamente, trata de anticiparte al problema antes de que se dé, de modo que puedas minimizar el riesgo lo más posible. A fin de cuentas, es para seguridad tuya y de tus clientes.





Como rechazar a un cliente

6 02 2014

reject
Si bien la máxima en cualquier prestación de servicios, es que el cliente siempre tiene la rzón, lo cierto es que existirán ocasiones en que simplemente no querrás o podrás dar el servicio que el cliente exige. Por ello, es válido que llegues a negar el servicio, pero la forma en que lo hagas dependerá de las circunstancias alrededor de la situación.

Cuando sean situaciones que sean responsabilidad tuya o de las circunstancias – enfermedad, menstruación, citas anteriores, inundaciones – tienes que ser sumamente amable, y disculparte con la persona, más si es un cliente frecuente. Dependiendo de las circunstancias, puedes ofrecer un descuento o algún valor agregado, para mantener la buena disposición.

En los casos en los que sea por motivos achacables a él, pero que no sean graves – te pide algún servicio que no ofreces, se encuentra ligeramente ebrio o se le ve enfermo – sé amable, pero firme. Explícale el motivo por el que no puedes atenderlo, y reitérale que en cuanto la circunstancia cambie, le darás servicio. Sólo si presiona en forma muy insistente, pasa al siguiente nivel.

Si es agresivo, te falta al respeto o se encuentra demasiado ebrio o drogado, es necesario tomar medidas más drásticas. Aquí no tienes que ser amable, y lo mejor es salir del lugar de las forma más rápida posible. En algunos casos, tu seguridad puede estar en riesgo, y es mejor asegurarte que estés lo más lejos posible del peligro.

Recordemos que es necesario ser flexibles, pero seguras de nosotras mismas, y cuando sabemos como reaccionar en cada circunstancia, tendremos no sólo un mejor trabajo, sino también más seguro.





Elegir el lugar equivocado

2 12 2013

Bad_hotel__list-noup

Generalmente, es una buena idea el tener una lista de hoteles que puedan ofrecer un buen servicio o que, cuando menos, tengan el mínimo de higiene y presentación para dar un buen servicio. Sin embargo, hay veces en que ya sea por la zona en la que tendremos que atender, o por misma sugerencia del cliente, nos encontraremos con lugares realmente deprimentes, o que simplemente no ofrecen la seguridad adecuada. En esos casos, no puedes portarte tímida: Tienes todo el derecho de bajar y exigir que te devuelvan el dinero, siempre y cuando tú y el cliente lo hagan de inmediato. Sin embargo, hay que pensar también en tu seguridad y la de tu cliente, y si ves que la gente del lugar no luce amigable, olvídate del pago y sal de inmediato. Si el error de selección fue tuyo, lo más justo es que le descuentes esa parte del servicio a tu cliente, pero si fue idea de él, estás en tu derecho de pedirle que busquen otra habitación más presentable.

Recuerda que un hotel de bajo nivel no es sólo desagradable a la vista, sino que corres el riesgo de contraer diversas infecciones, pues es casi seguro que la higiene no será de primer nivel. Por otro lado, tanto tú como tu cliente se exponen bastante, pues es muy posible que no sea tampoco demasiado seguro.

Claro está, el concepto de desagradable es muy subjetivo, así que ahí tú tienes que ser flexible. Un lugar con un pésimo gusto en el decorado no es suficiente para que salgan del cuarto. Hazlo sólo cuando la situación sea evidentemente riesgosa o insalubre.