Los buenos modales de un cliente

2 06 2014

Brille
Si bien la sexoservidora, como toda prestadora de servicios, tiene la obligación de darle al cliente un trato amable y servicial, lo cierto es que se espera siempre que las cosas sean recíprocas. Si bien en teoría la prostituta es la que debe de mantener su actitud a pesar de la postura que pueda tener el cliente, también son seres humanos, y un trato amable hará que su trabajo resulte más fácil.

Si bien un hombre que es prepotente lo será en todos los niveles, la mala fama que tiene el sexoservicio hace que muchos se sientan con más derecho a ello en este caso, lo cual no es así. Recuerda que tus modales son un reflejo de tu educación, y dice mucho del tipo de persona que eres, por lo que ser atento con una persona, y en especial si te está prestando un servicio que tú requieres, es una muestra de una gran calidad humana, algo que desafortunadamente se está perdiendo.

Incluso haciendo a un lado la cuestión de pura urbanidad, recuerda que si te vuelves cliente frecuente de alguna sexoservidora, un buen trato se verá reflejado en una mejor atención, que al final es lo que tú esperas. Así que incluso como inversión, los buenos modales convienen.





Cómo “leer” a un cliente

12 04 2011

 

El secreto de todas las empresas de servicio, es poder adelantarse a los deseos del cliente, y darle lo que necesita antes de que lo pida. Mucha gente suele adelantarse solicitando ese mismo servicio en su momento, pero hay algunos que ni siquiera saben lo que están buscando. Para esos momentos, la sexoservidora debe saber interpretar el lenguaje corporal del cliente, y de ese modo adelantarse a lo que necesita.

Los hombres que caminan con pasos cortos, hablan con frases cortas y bajo volumen, evitan verte a los ojos y mantienen los brazos pegados al cuerpo, suelen ser tímidos e inseguros. Con ellos, es mejor ser abierta, usar una estrategia de seducción menos agresiva, y tratar de hacerlos sentirse seguros.

Hombres con movimientos rígidos, que mueven la visión de forma rápida y sin sentido lógico, que tienen los puños cerrados y hablan con frases cortas y cortantes, son personas agresivas. Si bien eso no significa que vayan a atacarte, es mejor ser cuidadosa y mostrar seguridad, sin mostrarte asustada.

Una persona con una voz clara y tranquila, que te mira a los ojos, movimientos naturales y abiertos, pero no demasiado, hombros hacia atrás y postura relajada, son hombres tranquilos y confiados. Con ellos puedes usar una forma de seducción más agresiva, jugando un poco con él.

Las personas con frases largas y complejas, que te ven a los ojos por segundos y luego miran a su alrededor, con movimientos exagerados y voz engolada, son nerviosos e inseguros, pero a diferencia del primer grupo, suelen tratar de cubrirlo con esa sobreactuación. Usualmente presumirán de ser amantes sorprendentes, aunque su desempeño no sea igual de notable. Dado que es un cliente, lo mejor es seguir la corriente y hacer que les crees. Eso será una ventaja para ti.

Estas son las médidas básicas. Posteriormente, veremos con más atención a cada uno de ellos, y la mejor forma de tratarlos.





Como manejar las diferencias de edad en la mujer madura

28 02 2011

Si bien uno pensaría que los clientes habituales de una MILF son hombres jóvenes, lo cierto es que no siempre se da el caso. Es posible tener clientes de todas las edades, incluso mayores que una. En esos casos, es conveniente tener una idea algo más clara de lo que se puede esperar de cada grupo, aunque recordemos que se trata de generalizaciones, y que existen más excepciones de lo que imaginamos, aunque estos lineamientos nos permitirán darnos una idea.

Lee el resto de esta entrada »





Atención al cliente

3 02 2010

Por más que hayan satanizado o llenado de glamour, la prostitución sigue siendo, a fin de cuentas, un negocio de servicio. Por tanto, es muy importante que la sexoservidora comience a verse como tal, y comenzar a aplicar los principios básicos de atención a cliente, algo que, curiosamente, rara vez se aplica en este rubro.

Primero que nada, entendamos una cosa, y es que vivimos gracias al cliente, y por ello, debemos de darle el mejor trato posible. El lema de El cliente siempre tiene la razón puede sonar muy gastado, pero es cierto. Como un simple ejercicio, la próxima vez que vayas a una boutique, observa cuidadosamente a la vendedora: la sonrisa siempre en el rostro, el ofrecerle ayuda al cliente en todo momento, el sugerirle opciones… La serie de cosas que la prostituta suele dejar pasar, y que es muy importante en una relación comercial.

Claro, en una profesión en donde tu dignidad está en juego, no puedes ser tan flexible. En este caso, aplica la asertividad, con lo que puedes evitar el hacer ciertas cosas sin negarte directamente. Recuerda, eres una empresaria, así que comienza a pensar como tal.





Carisma

7 01 2010

Otra de las falsas ideas que se han generado alrededor de la prostitución, es que mientras más atractiva seas, mejor te va. Eso ha generado un círculo vicioso, en donde las verdaderas bellezas suelen ser a veces déspotas y prepotentes, creyendo que sólo por su apariencia tienen asegurada la clientela. En realidad, son muchos los clientes que se inclinan más por una persona agradable y de buen trato, incluso  si no es fisicamente muy agraciada.

A diferencia de la apariencia, el carisma puede llegar a aprenderse, aunque muchas mujeres tienen ya una cierta facilidad innata. Generalmente, se aprende a base de convivir con las personas, y buscando conetar con sus necesidades e inquietudes. Obvio, eso no significa que descuides el como te vez, pero es un hecho de que, mientras más mejore tu trato, tu clientela se verá aumentada.





El respeto al cliente

21 09 2009

kristina-fey-giggling-naked

Un punto muy importante que debe de tener en cuenta una prostituta es que, si quiere que se le respete como persona, tiene que mostrarle el mismo respeto al cliente. Por ello, hay una serie de reglas de cortesía que deben de seguirse en ese momento, y que son básicas para poder tener una buena relación con los usuarios.

Lee el resto de esta entrada »